Local

Educación busca ahorrarse 1.000 'contrataciones' en Primaria

Educación ha empezado a negociar con los sindicatos la incorporación de los 3.269 profesores nuevos que, según la LEA, deben unirse a los colegios el próximo curso. Sólo que no todos serán nuevos. En Primaria, la Junta quiere reubicar a los casi mil maestros de refuerzo en la plantilla orgánica.

el 15 sep 2009 / 08:20 h.

TAGS:

Educación ha empezado a negociar con los sindicatos la incorporación de los 3.269 profesores nuevos que, según la LEA, deben unirse a los colegios el próximo curso. Sólo que no todos serán nuevos. En Primaria, la Junta quiere reubicar a los casi mil maestros de refuerzo en la plantilla orgánica, y así poder usar esos contratos para respaldar la ESO. Los sindicatos dicen que así los colegios no verán diferencia con lo que ya tienen.

La flamante Ley de Educación Andaluza (LEA) echa a andar este año, pero la consejería no explotará todo su potencial desde el principio. Educación ha tenido que seleccionar qué compromisos de la ley quiere asumir cuanto antes, y ha optado por priorizar aquellos que buscan mejorar la Secundaria -el nivel escolar más dañado del sistema- y la FP. La educación Infantil y Primaria han quedado en un segundo plano, o al menos así se percibe en la distribución que la Junta quiere hacer de los nuevos profesores que se incorporarán en septiembre, según lo previsto en la ley. La Junta se ha reunido esta semana con UGT, CC.OO, CSIF y Anpe para plantear adónde destinarán a los 3.269 docentes nuevos.

La LEA contempla una batería de medidas importantes que deben implantarse durante los próximos cuatro años para mejorar la calidad del sistema escolar: bajar la ratio en colegios e institutos, reforzar las asignaturas básicas desdoblando las clases de Matemáticas y Lengua, incluir Inglés en el último curso de Infantil y en el primer ciclo de Primaria, reforzar los programas de apoyo en 3o y 4o de ESO, potenciar la FP... Todos esos objetivos dependen en gran medida del aumento de la plantilla del profesorado (15.000 docentes en cuatro años), pero al situar la prioridad en la Secundaria, objetivos como la bajada de la ratio serán aplazados a próximos cursos. Educación dice que tiene cuatro años para cumplir el compromiso de bajar la ratio de 25 a 20 alumnos por aula de 600 colegios. Los sindicatos piden que al menos se haga en 150 centros ahora.

La primera hornada de profesores nuevos se incorporará en septiembre, 3.269 plazas consignadas en los presupuestos de este año: 1.389 maestros de Infantil y Primaria y 1.880 de Secundaria. Las plazas de nueva creación para la ESO se incluyeron en la última oferta de empleo público y, en teoría, las de maestro iban a ser rescatadas de la bolsa de interinos. Educación dijo entonces que "las nuevas plazas de maestro crean expectativas de empleo a los que ya tienen el título pero se quedaron a las puertas el año pasado". Pero la consejería ha reordenado sus prioridades y esta semana ha propuesto reubicar a maestros de refuerzo en las plantillas orgánicas de Primaria. Viejos conocidos con nuevos cometidos: la misma plantilla.

Dos por aula. El programa de refuerzo se creó hace ocho años para que las aulas de alumnos con más problemas de aprendizaje tuvieran dos maestros, en vez de uno. Los profesores de apoyo no tienen horario ni son responsables de una asignatura concreta. Rotan por las aulas e imparten distintas materias. En cada centro de Primaria hay uno, y en cada centro de Infantil de dos líneas, otro. Este curso ha habido entre 800 y 1.000, según datos de la consejería. El problema es que en cuanto se produce una baja, siempre se tira de ellos para sustituir al ausente. Y el plan de refuerzos se desmorona.

La Junta ha trabado un nuevo plan de sustituciones, aún por concretar, para que las bajas se cubran más rápido y no afecten a los refuerzos. Por eso ha propuesto que a esos mil maestros de apoyo se les recoloque en el cuadrante del colegio, con un curso asignado y un horario fijo. Educación se ahorraría mil nombramientos en Primaria, que podría volcar en Secundaria y en FP. Pero los sindicatos han rechazado esa propuesta porque la consideran un intento de hacer recortes a la ley, porque no conocen ese nuevo plan, y porque la Junta prometió priorizar en el reparto de nuevos profesores a los centros que se apuntasen al plan de calidad de los 7.000 euros. Y a esto, los colegios respondieron de forma más entusiasta que los institutos. "Si un colegio se metió en el plan porque le prometieron más maestros y se encuentra que son los mismos pero organizados de otra forma, se sentirá engañado. Así no lograrán que se sumen más centros al plan", explican los sindicatos.

  • 1