Local

Educación deniega el 40% de las 5.100 becas salario previstas

el 19 nov 2009 / 21:08 h.

TAGS:

Dentro de dos semanas, 3.144 alumnos andaluces de 1o de Bachillerato y de 1o de FP recibirán 1.800 euros por los tres meses de retraso en la tramitación y adjudicación de las becas salario o becas 6.000. A partir de enero, la Consejería de Educación les ingresará 600 euros al mes hasta final de curso, siempre que el estudiante no deje de asistir regularmente a clase y no suspenda ninguna asignatura. Otros 20.990 alumnos que demandaron estas ayudas se han quedado sin ella.

La Junta, en un momento de bonanza económica, anunció la creación de unas becas pensadas para que los jóvenes no abandonaran los estudios tras pasar la etapa obligatoria, buscando trabajo y dinero rápido. Así lo argumentó el entonces presidente de la Junta, Manuel Chaves. Un año después, hundidos en la crisis, hubo que redefinir las becas, que pasaron a ser ayudas para que las familias con más necesidades no se vieran obligadas a sacar a sus hijos de la escuela para ponerlos a trabajar.

El abandono escolar temprano, que en Andalucía afecta a casi el 40% de los jóvenes, no está causado tanto por la segunda tesis -necesidades socioeconómicas- como por la primera -incorporación al mercado laboral-, según los informes de la OCDE. Sea como fuera, las becas salario se convirtieron en la punta de lanza del programa electoral del PSOE en materia educativa y crearon una gran expectación. El Gobierno aprobó una previsión de gasto de 30 millones de euros para beneficiar, este mismo curso, a 5.100 alumnos.

La demanda cuadruplicó las previsiones (26.842 solicitudes), sin embargo, la consejera Mar Moreno anunció ayer que el 78% han sido denegadas por incumplir los requisitos. De las rechazadas, el 62% lo fueron por no respetar los criterios académicos mínimos (no tener el título de ESO o no estar matriculado en el primer año de la postobligatoria). Y aproximadamente cuatro de cada diez (38%) se han quedado sin beca por superar los umbrales de renta mínimos que exige la beca.

Este criterio obligatorio es el más peliagudo y el que la consejería no descarta matizar en futuras convocatorias. Para lograr los 6.000 euros al año, una familia media (con dos hijos) debe tener unos ingresos anuales inferiores a 7.000 euros al año, por debajo del umbral de la pobreza. Educación estimó que hay un 5% de alumnos de Bachillerato que reúne esas condiciones, unos 5.000, por eso se hizo una previsión presupuestaria para beneficiar a esa población escolar.

Otros 2.708 solicitantes siguen en tramitación, porque les falta documentación, o porque también son demandantes de empleo y no pueden compaginar ambas cosas. La consejería explicó ayer que el dinero que se aprobó para las becas "no se perderá", aunque al final no lo necesiten todo, lo que sobre será reutilizado.

  • 1