Local

Educación lleva a la Fiscalía a los 95 menores chabolistas sin escolarizar

Cuando no prosperan los recursos socioeducativos contra el absentismo, escuelas y servicios sociales ceden el control a la Fiscalía. Educación le remitió ayer el caso de 95 niños que salieron de colegios del Polígono Sur para acampar en chabolas en un solar. Desde el tiroteo que hizo huir a sus familias llevan 45 días malnutridos, sin ropa ni agua.

el 16 sep 2009 / 02:38 h.

TAGS:

D. Cela / I. Comesaña

Cuando no prosperan los recursos socioeducativos contra el absentismo, escuelas y servicios sociales ceden el control a la Fiscalía. Educación le remitió ayer el caso de 95 niños que salieron de colegios del Polígono Sur para acampar en chabolas en un solar. Desde el tiroteo que hizo huir a sus familias llevan 45 días malnutridos, sin ropa ni agua.

Los menores que conviven entre las 300 personas que escaparon del Polígono Sur son los que más apremian a las administraciones a actuar. Pero el no haber podido disociar su situación de la del resto de sus familias explica, en parte, que después de 45 días sigan viviendo entre basura, sin agua ni comida, durmiendo entre mantas tiradas en el suelo y sin asistir al colegio. Todas estas circunstancias que desprotegen a los niños, sobre todo la falta de escolarización obligatoria, empujaron ayer a la Delegación Provincial de Educación a remitir un informe a la Fiscalía informándole de lo complejo de esta situación.

El servicio de Inspección Educativa ha cuantificado las bajas de estos niños en las escuelas del Polígono Sur: son 95 los que faltan, y antes del tiroteo en el que murió un chaval de 17 años asistían "regularmente" a clase. El equipo del Comisionado para el Polígono Sur sólo reconoce a 68, los que sus docentes verificaban en su seguimiento semanal que iban a clase, y sus progresos escolares han sido constatados por sus profesores, los primeros en manifestarse por cómo habían acabado. No ocurría igual con sus familias, que se mostraron reacias a integrarse y fueron a contracorriente de los esfuerzos del Comisionado por normalizar la convivencia. Por eso, los vecinos aplaudieron la huida precipitada de estas familias.

Educación envió ayer a la Fiscalía de Menores el informe de Inspección y los nombres de esos 95 alumnos, aunque en el solar al que se han marchado hay más que no habían pasado por la escuela (y en estos 45 días han nacido tres bebés). "Esta delegación mantiene esos puestos escolares donde los alumnos están cursando sus enseñanzas", dijo Educación, recordando que lleva días trabajando con Bienestar Social, Ayuntamiento, Comisionado y Delegación del Gobierno. Por ahora sólo Educación se ha pronunciado públicamente. Hace dos días, el Defensor del Pueblo, José Chamizo, instó a las administraciones a actuar cuanto antes y amagó con llevar él mismo el caso de los niños a la Fiscalía tras constatar su penosa situación.

En manos de la Fiscalía, un caso de absentismo puede seguir dos rumbos: lo más probable es que recabe los informes de todas las administraciones para saber qué solución integral se está buscando a un problema que excede del educativo. Para ello, la Junta tendría que contactar con las familias y buscarles una salida. Si esta vía no prospera, el absentismo de los niños se interpretaría como un delito de abandono por parte de los padres, y podría sancionarlos o incluso retirarles la tutela. Esto último es poco probable -aunque la Fiscalía tenga abierta un centenar de investigaciones por casos de absentismo- dada la difícil situación.

Lo más probable es que la Fiscalía, obligada a velar por la integridad de los niños desde el primer indicio de desatención y no sólo ante delitos ya cometidos, se una a los esfuerzos que las administraciones están realizando para tratar de solucionar esta crisis. Dado que el problema es tan complejo que exige medidas en todos los ámbitos, Junta, Comisionado y Ayuntamiento se han reunido varias veces para plasmar una estrategia conjunta, con el liderazgo de la Consejería de Bienestar Social y el Comisionado. Según ambas, se está haciendo "todo lo posible" y se "está trabajando mucho desde el principio". Lo que no aclararon fue si la decisión de acudir a la Fiscalía se tomó de común acuerdo o si se debió al aviso del defensor del Pueblo.

La consejera de Educación, Mar Moreno, admitió ayer que el problema es "complicado", pero se mostró convencida de que la solución será la "adecuada". Insistió en que la Junta conoce y está trabajando con "intensidad" en este asunto desde su origen y con sus distintos ángulos, entre ellos el absentismo de los niños. "El problema es complicado", destacó la consejera, que abogó por tomar medidas "discretas y eficaces". Aun así, explicó que en estos casos es difícil barajar plazos concretos.

  • 1