Local

Educación medieval

Mientras Sevilla bate marcas mundiales en trasplantes de órganos, algunos se empeñan en continuar en la Edad Media. Me refiero a los colegios que desafían a la Junta rechazando la normativa de educación mixta...

el 15 sep 2009 / 20:55 h.

Mientras Sevilla bate marcas mundiales en trasplantes de órganos, algunos se empeñan en continuar en la Edad Media. Me refiero a los colegios que desafían a la Junta rechazando la normativa de educación mixta, pero también a los padres que mandan allí gustosamente a sus hijos, porque no podemos olvidar que no existe oferta sin demanda: si no hubiera partidarios de ese tipo de educación, esos centros no tendrían la configuración que tienen. La Edad Media, como opción de vida, no es ilegal; como tampoco lo son las comunas hippies o sectas como los amys u otros que vemos en periódicos americanos, por ejemplo.

Realmente no son otra cosa que parques temáticos mentales, paraísos que algunos se forjan en el cinemascope de su cabeza para tener la sensación de ser diferentes. Dado que el Medievo quedó atrás hace siete siglos, habría que ver si esa educación se ajusta a una sociedad en la que sólo deben prevalecer los Derechos Humanos, encarnados en la Constitución, pero, de todas formas, no hay nada que ver en lo tocante a pagarla con dinero de todos: eso no puede hacerse aquí simplemente porque en Andalucía la educación pública es mixta y esos colegios, mientras sean pagados por la administración, son públicos.

La Junta, o sea, los andaluces organizados libremente, sí puede -a pesar de que lo niegue el secretario de la CECE- obligar a que esos centros sean mixtos mientras ella -esto es, los andaluces- pague los servicios que prestan. En la Edad Media -en la que ellos pretenden asentarse- no hubieran sido pagados porque serían siervos. En ésta la comunidad paga a sus servidores. Quien quiera campar por sus respetos -y quien quiera llevar a sus hijos a que campen- deben sacar el dinero de esos caprichos de su propio bolsillo. Es a la ley del mercado a la que deben ajustar su oferta.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1