sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización

Educación obligará al profesorado a asistir a los cursos de reciclaje

Los docentes tendrán que acudir a cursos de formación, hasta ahora voluntarios, durante el año académico, según el borrador de la orden que desarrollará los Reglamentos de Centros de Secundaria.

el 05 jul 2010 / 19:31 h.

El sistema de formación continua del profesorado andaluz está a punto de sufrir el mayor vuelco de los últimos 30 años. Se trata de un cambio de filosofía muy sencillo de explicar, pero que se prevé complejo de implantar en la escuela: sencillamente el curso que viene la asistencia a cursos de reciclaje y perfeccionamiento dejará de ser voluntaria para convertirse en obligatoria. Los profesores de Secundaria tendrán que asistir a cursos de formación durante el año escolar para mejorar en las facetas de su trabajo donde más flaquean o donde menor cualificación tienen (manejo de las nuevas tecnologías TIC, idiomas, proyectos interculturales, refuerzo, lucha contra el absentismo, planes de lectura, proyectos de innovación...).

La mayoría de esos cursos están asociados a los planes y programas estrellas de Educación y, como estos han dejado de ser voluntarios para integrarse de forma obligatoria en el Plan de Centro de todas las escuelas, tiene sentido que también sea obligatorio formarse para poder coordinar o manejarse con esos programas. Además, los Reglamentos Orgánicos de Centros de Secundaria (ROC) -de "aprobación inminente", dijo ayer el consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica- incluirán un nuevo departamento obligatorio, el de Evaluación y Formación del Profesorado, que se encargará de examinar a cada docente y decidir qué formación específica necesita.
La medida está recogida en el borrador de la orden que desarrollará los ROC, al que ha tenido acceso El Correo, y dice que el tiempo que el profesor no esté dando clases tendrá que realizar una serie de funciones "de forma obligatoria", entre ellas la "asistencia a actividades de formación y perfeccionamiento reconocidas por la consejería (...) que podrán ocupar un máximo de 60 horas a lo largo del año académico y cuya imputación deberá realizarse de manera ponderada a lo largo del curso a este horario, con el fin de que no obstaculice el normal desarrollo del mismo".

La jornada semanal de un profesor de instituto es de 35 horas, de las cuales 30 son de obligada permanencia en el centro. De esas 30, 25 computan como horario regular del profesor, con una parte lectiva y otra no lectiva. A la parte lectiva le dedicará 18 horas, incluida la docencia directa, las tutorías, las funciones directivas... La parte no lectiva es para reuniones, papeleo, programar clases, guardias, biblioteca escolar...

"Las horas restantes, hasta las 30 de obligada permanencia le serán computadas a cada profesor en concepto de horario fijo o irregular", dice la norma. Y en esas horas (que varían según el profesor y sus funciones) tendrá que asumir otras responsabilidades "obligatorias", como ir a sesiones de evaluación y a cursos para seguir formándose como profesor. El borrador de la orden en Primaria también habla de la asistencia a cursos de formación en las horas de obligada permanencia (en los colegios son cinco), pero elude el concepto "obligatorio". Las normas serán discutidas mañana con los sindicatos.

Giro radical. La mayoría de pedagogos y expertos en didáctica llevan años criticando el modelo de formación continua del profesorado. No es la primera vez que se cuestiona el carácter voluntario de los cursos, porque hacían un profesorado irregular: los que más inquietudes tenían se formaban más, se especializaban con proyectos de innovación y cursos; los que no, evitaban apuntarse a una convocatoria formativa y apenas profundizaban en la carrera de Magisterio que, desde la Universidad, también es muy criticada. Hasta ahora, el profesor hacía los cursos si quería y con ello ganaba puntos para solicitar un traslado. Los cursos de formación se imparten durante el año en Centros del Profesorado, que se distribuyen por zonas de influencia (hay varios en cada provincia) y atienden las necesidades pedagógicas de las escuelas. Normalmente, el contenido de los cursos los demandan los propios centros en función de sus necesidades didácticas.

Menos horas para coordinar departamentos

Educación acaba de eliminar y reducir las horas liberadas de los institutos para coordinar los programas estrellas de la consejería (TIC, bilingüe, plan de apertura). Los profesores, antes, perdían carga lectiva para coordinar esos planes. Ahora, dice la orden de los ROC, tendrán que hacerlo dentro de su jornada. El instituto, si quiere, puede liberarles, pero esas horas se restarán a las que se dedican a la coordinación de departamentos, pese a que la Junta dijo que “no se ahorrarían horas para esta función”.

  • 1