Local

Educación potenciará la disciplina y el esfuerzo en los colegios públicos

Para enero, para Reyes, 173.000 alumnos de Quinto y Sexto de Primaria tendrán un ordenador con el que recibir lecciones en clase y llevarse deberes a casa. Andalucía amplía así a los chavales de 11 años la digitalización de las aulas impulsada por el Gobierno central y limitada a los de 10. El complemento a la tecnología será la apuesta "esencial" por la lectura.

el 16 sep 2009 / 08:25 h.

TAGS:

Todos los estudiantes de Quinto y Sexto de Primaria en Andalucía tendrán ordenadores portátiles en sus colegios a partir del mes de enero, tanto si están matriculados en centros públicos como si acuden a los concertados. Serán 173.000 los niños beneficiados, que comenzarán a recibir el PC en enero. Antes, en el primer trimestre del curso que arranca mañana jueves, se formará en su manejo a 17.000 docentes, ya que, más allá de la tecnología, "lo más importante es el papel del profesor que ayuda, orienta y conoce la herramienta, sea con un libro o una pizarra", como señaló ayer la consejera de Educación, Mar Moreno, al término del Consejo de Gobierno de la Junta en el que dio a conocer las claves (cifras, objetivos, prioridades) del nuevo curso escolar.

La compra de estos ordenadores, que se ha convertido en la medida estrella de este año, supone, en palabras de Moreno, implantar esta ventaja para los alumnos "al doble de velocidad" que en el resto de España, ya que las demás autonomías sólo financiarán los ordenadores para Quinto. En la adquisición de estos portátiles -comprados a varias empresas de informática- Andalucía ha invertido cerca de 80 millones de euros, pagados mitad y mitad por la administración autonómica y por la estatal -impulsora del proyecto-. El Ministerio de Educación ha confirmado a El Correo que este año pagará a la comunidad 23 millones de euros, el dinero correspondiente a los equipos de Quinto. Como Andalucía se ha "adelantado" con los de Sexto, el dinero de esa partida llegará "cuando el Gobierno central amplíe el derecho a estos pequeños".

Los chavales se podrán llevar el equipo a casa para continuar allí su tarea; en clase podrán conectarse, además, a internet -"puede haber mucho horror o mucha poesía en la red, según se use", defendió la consejera-. Los alumnos de Quinto se lo podrán quedar de cara al año siguiente y los de Sexto deberán devolverlo, ya que el derecho aún no se ha hecho extensivo a los siguientes ciclos. En los demás cursos de la Educación Obligatoria, se mantendrá la ratio de un ordenador para cada dos alumnos. Moreno añadió que se elaborará una guía para los padres, de forma que sepan sacarle rendimiento al nuevo material escolar.

El mini portátil compartió protagonismo con las grandes cifras que acompañan cada inicio de curso lectivo. Este año son 1.668.441 los estudiantes que arrancan sus clases entre mañana (Infantil, Primaria, Educación ESpecial) y el próximo día 15 (ESO, institutos, centros de adultos, conservatorios de danza y música y escuelas oficiales de idiomas). Primaria, con un 32,5% del total, es la franja educativa que más alumnos acumula. Los estudiantes andaluces serán atendidos, además, por 118.254 maestros y profesores (un millar más que en el curso 2008-2009) a lo largo de 4.689 centros educativos.

La cifra supone 33.000 matrículas más respecto al curso pasado, un aumento que, más allá del incremento natural de la población andaluza, se debe a la fidelidad creciente de los jóvenes a las aulas, teniendo en cuenta que la crisis ha evitado que dejen su educación antes de tiempo en busca de dinero tempranero en los servicios o la construcción. Un ejemplo: 92.246 personas cursarán ciclos formativos, esto es, 3.099 más que un año atrás.

La consejera Moreno, que se estrena en un inicio de curso tras asumir la cartera en abril, quiso pasar de puntillas por los números y se centró en desgranar las claves de su política para este curso. La principal: "poner de moda los deberes". "Nuestros estudiantes tienen que leer más, que escribir más y mejor y hablar más y mejor, que tener más tecnologías e idiomas pero, sobre todo, hay que potenciar este intangible. Si no, acabaremos perdiendo los derechos", defendió enérgicamente. A su entender, hay que transmitir a diario la idea de "disciplina, esfuerzo, evaluación constante y responsabilidad" tanto de los profesores como de los alumnos. Lo dijo claro: la Junta potencia la educación hasta en tiempos de crisis, pero de poco sirve si no se apuesta por la seriedad en los deberes de cada cual y no se fomenta la "cultura del esfuerzo". Los profesores deben esforzarse en enseñar, los alumnos en aprender y los padres en velar por esa educación. De ahí que la consejera confirmara que van a potenciar la relación entre docentes y progenitores, para que se "impliquen" en inocular en los menores la necesidad de afrontar con "ganas" su trabajo particular, que es estudiar.

Ése será el marco de referencia, al que se sumarán las apuestas concretas. En un primer bloque, se incrementarán un 36% los fondos para planes de bibliotecas y fomento de la lectura, se aplicarán 1.600 programas específicos de comprensión lectora y se desdoblarán clases en la ESO en la misma línea. Sobre todo, en virtud de la Ley de Educación -que este año se aplica al 100%- por primera vez todos los niños de Primaria tendrán que leer forzosamente durante 30 minutos al día. Es este flanco, el de la lectura, uno de los más débiles de los alumnos andaluces, como demuestran reiteradamente las pruebas de diagnóstico y los informes PISA.

La segunda gran apuesta es la de los idiomas. Se amplían los centros bilingües hasta los 694 (175 nuevos) y 285 profesores se suman a las clases en inglés, francés o alemán (la plantilla llega así a los 4.386). Como tercer caballo de batalla están los jóvenes. "Hay que hacer que se queden en el sistema, que permanezcan y logren una titulación", defendió Moreno. "No puede volver a pasar" que la bonanza económica lleve a los chicos a colgar la mochila y por eso se entregarán las primeras Becas 6.000 (6.000 euros anuales a razón de 600 mensuales) a familias con menos recursos para evitar el abandono, de la que se beneficiarán de 5.500 a 6.000 jóvenes. El objetivo: "no perder talentos en el camino". Se crearán planes para chicos de 15 a 18 años, con cursos pasarela para que retomen los estudios, y habrá 47.000 más que podrán alternar un trabajo y las clases con ayudas públicas. "En breve", además, Educación y Empleo firmarán una revisión mejorada de la Formación Profesional para explotar ese nido de trabajo "todo lo que podamos".

Mar Moreno remarcó durante su intervención que el curso arrancará de forma "óptima" por el esfuerzo hecho en "apenas dos meses" por profesores y funcionarios.

  • 1