Local

Educación sólo logra que un tercio de colegios participe en el plan de calidad

La Consejería de Educación sólo ha convencido a un tercio de los centros escolares andaluces para que participen en el plan de calidad con el que pretendían ponerse a la altura de los parámetros educativos que exige la OCDE. Los institutos han rechazado casi en bloque los incentivos. (Foto: Javier Díez)

el 15 sep 2009 / 02:40 h.

TAGS:

La Consejería de Educación sólo ha convencido a un tercio de los centros escolares andaluces para que participe en el plan de calidad con el que pretendía ponerse a la altura de los parámetros educativos que exige la OCDE. Los institutos de Secundaria han rechazado casi en bloque los incentivos de 7.000 euros para mejorar el rendimiento escolar.

Educación pidió a los profesores un arriesgado compromiso para mejorar el rendimiento de sus alumnos, un concienzudo plan a cuatro años vista, cuya primera prueba de fuego consistía en lograr que, en cada escuela, todos los profesores se pusieran de acuerdo en forma y modo para alcanzar las expectativas que ellos mismos se habían marcado con sus alumnos. Pero ese primer paso no ha sido posible porque, al menos por ahora, ha tropezado con el rechazo del 65% de los centros escolares de Andalucía.

El consejero de Educación en funciones, Sebastián Cano, hizo ayer públicos los datos, menos de 24 horas después de que se cerrase el plazo para inscribirse al Programa de Calidad y Mejora del rendimiento escolar. De los 3.408 centros escolares de Andalucía, 1.154 han logrado los votos a favor de dos tercios del claustro, que era el mínimo exigible para participar en el juego.

"Un 35% no es una cifra pobre. Estamos razonablemente satisfechos", dijo Cano, "porque el objetivo era consolidar el programa". Después hay otros 138 que también lo han solicitado, pero no ratificaron el acuerdo mediante firma electrónica. Si la Junta logra que este grupo entre, habrá 1.292 colegios embarcados en el programa estrella de la Consejería de Educación: algo más de un tercio de la red escolar.

El plan ha tenido una respuesta tibia de los colegios y casi nula de los institutos. De los 1.700 centros de Infantil y Primaria que hay en la comunidad, 976 han aceptado (57%). De los más de 850 institutos de Secundaria, son sólo 120 centros los que han entrado, un 14%. Esto tiene cierto sentido, porque el plan de calidad surge como estrategia para reconducir los malos resultados de las pruebas de diagnóstico y del informe Pisa, mucho más desfavorables en ESO que en Primaria. Los objetivos que se marca el programa están enfocados, en última instancia, a conseguir elevar el porcentaje de alumnos que termina la Secundaria, y para que los chavales sigan formándose al acabar el instituto.

Los institutos andaluces soportan un fracaso escolar del 32%, y un abandono temprano que ronda el 37%, cuando la OCDE insta a superar el 80% en 2012. Para estos centros, participar en el plan de calidad significaba asumir esos datos y comprometerse a mejorarlos en cuatro años. En ese análisis interno que se hizo en los claustros, muchos profesores de Secundaria han entendido que la consejería se lavaba las manos, y les dejaba solos frente a unos resultados mediocres que creían responsabilidad de todos.

La única autocrítica clara que hizo ayer Cano fue "el no haber logrado mayor implicación en la ESO". "Es necesario explicar mejor el programa a los institutos, porque lo que hemos hecho no ha bastado", dijo, "queríamos incentivar el trabajo en equipo dentro de la escuela, que es lo que nos pide la OCDE. Los incentivos eran para los profesores más preocupados por la innovación educativa, no para que aprobasen al alumnado por la cara".

A pesar de que las adhesiones al plan han sido minoritarias, según el consejero, "las votaciones en los claustros demuestran que la mayoría de los profesores quería participar en el plan", pero finalmente no se consiguió el voto de los dos tercios necesarios. El 45% de los docentes levantó la mano para poder participar, el 39% lo hizo para quedarse fuera, el 8% votó en blanco y el 7% no asistió el día en que había que decidir.

Cano explicó ayer que eso demostraba que se había dado una pugna en el seno de los colegios, y confió en que se irán sumando más centros en los próximos años. A partir de ahora, la Junta abrirá un nuevo plazo para apuntarse en convocatoria ordinaria, del 1 de septiembre al 15 de octubre. El consejero dejó caer que "podría haber ajustes en la orden, pero no se prevé de forma inmediata". Ahora, Educación estudiará si la propuesta de los centros que se han apuntado es viable, antes de darle el visto bueno. Si pasan el examen, los docentes de esos 1.154 colegios empezarán a cobrar los incentivos (600 euros la primera partida) antes del 31 de agosto. Educación aseguró que los centros que se apuntasen al plan recibirían más profesorado el próximo curso, aunque Cano dijo ayer que "ése no era un criterio exclusivo".

  • 1