miércoles, 21 noviembre 2018
03:43
, última actualización
Cofradías

Edwin quiere sonreír como Dayana

Los Negritos y el hospital Macarena vuelven a unir sus fuerzas para ayudar a niños haitianos con graves problemas de salud.

el 28 mar 2012 / 17:40 h.

Antonio Maliany y el doctor Kern Alcindor impulsan este proyecto solidario con los pequeños de Haití.

La sonrisa de Dayana, la niña haitiana operada con éxito el año pasado en Sevilla de un tumor en la mandíbula, mueve de nuevo a la hermandad de Los Negritos y al hospital Macarena a embarcarse en otro caso de ayuda a niños de Jacmel, una población al sur de Puerto Príncipe devastada por el terremoto de Haití de 2010, donde la infancia está privada de felicidad por la pobreza y la falta de recursos médicos.

De nuevo el sevillano Antonio Maliany y el doctor Kern Alcindor (un cirujano haitiano-sevillano, ya jubilado) con los miembros de junta y algún que otro hermano de Los Negritos han formado el equipo de la solidaridad en Recaredo para organizar un nuevo viaje para Dayana (llega mañana para sustituirle la placa de titanio que se le puso el año pasado) y para Edwin Arnold Jr., un pequeño de 4 años que padece una enfermedad poco habitual -se da uno de cada tres mil nacimientos- que le afecta a las articulaciones de manos y dedos.

"La idea es que Dayana venga ahora y el pequeño tras el verano. Estamos recabando apoyos y ayudas para que sea posible", explica Maliany, diputado del último tramo de la Virgen de los Ángeles y verdadero ángel de esta causa junto al doctor Kern. Tanto que su empeño le lleva a llamar a todas las puertas posibles, y hasta a documentar bien sus peticiones con sesudos dossieres que atestiguan el cariño y las horas dedicadas a cada caso.

Al igual que sucedió con Dayana el año pasado, Edwin vendrá por tres meses para ser sometido a una intervención quirúrgica que le permita ser como los demás niños. "Su caso podría tener solución en España, aunque hará falta más de una operación", aclara el doctor Kern. A lo que Maliany añade: "También va a participar una médica del hospital Virgen del Rocío".

En la hermandad de Los Negritos la noticia ha sido acogida con bastante alegría: "¡Adelante con ello!, me dijeron. La verdad es que nunca se han echado para atrás", confiesa Maliany, quien reconoce que le da fuerzas ver la foto de Dayana al recuperar la alegría de las niñas de su edad. "Es la mejor recompensa a tanto esfuerzo", afirma emocionado.

El caso de Edwin lo descubrió un equipo de facultativos del hospital Macarena en la visita que efectuaron el pasado octubre. "Allí realizaron varias operaciones. Menos de las que deseaban: unas cien, pues la falta de medios se lo impedía", relata Maliany.

A la habitual colaboración de la corporación del Jueves Santo y los facultativos del hospital Macarena se suman también Halcón Viajes, Air Europa y la Congregación de San José de Cluny, que tienen voluntarios y centros educativos en Haití.

Pero lo que empezó como una ayuda puntual tras la incursión de la familia del doctor Kern en Jacmel por el terremoto va camino de convertirse en una acción social permanente. Y es que el anhelo de Maliany, Kern y demás colaboradores es que cada primavera venga un pequeño con problemas. "Que anualmente vaya un equipo de médicos, realice operaciones y los casos más difíciles nos los traigamos para solucionarlos aquí", detalla este cofrade solidario, que quiere involucrar a las hermandades de la feligresía y, en un futuro, a las del Jueves Santo, en una acción social conjunta materializada en una especie de fundación.

Un proyecto que viene a desterrar la imagen distorsionada que sobre las cofradías sevillanas se puede llegar a tener en algún momento. Es el caso, por ejemplo, de las palabras del arzobispo Juan José Asenjo en la entrevista concedida a este periódico al principio de la Cuaresma, en la que llegaba a afirmar que "de poco sirve vestir con mantos de oro si hay quien muere de hambre". Quizás es que iniciativas como éstas son poco conocidas.


  • 1