Local

EEUU acepta un acuerdo de 'mínimos' para salvar la Tierra

EEUU cedió y se sumó a un pacto de mínimos contra el cambio climático. Tras dos semanas de reuniones, el consenso de la Cumbre de Bali abre el camino para negociar un acuerdo más ambicioso que supla a Kioto.

el 14 sep 2009 / 21:32 h.

TAGS:

EEUU cedió y se sumó a un pacto de mínimos contra el cambio climático. Tras dos semanas de reuniones, el consenso de la Cumbre de Bali abre el camino para negociar un acuerdo más ambicioso que supla a Kioto. Eso sí, los límites a las emisiones se quedaron sólo en un pie de página de la declaración.

Tras una tensa y maratoniana negociación, que obligó a prolongar un día más el desenlace de la reunión, una ovación de los delegados presentes saludó el martillazo descargado con satisfacción por el presidente de la reunión, el ministro de Medio Ambiente de Indonesia, Rachmat Witoelar, para dar fe al compromiso.

La posición de la delegación estadounidense mantuvo en suspense el resultado de la conferencia de Bali hasta el último suspiro, por su firme negativa a asumir compromisos puntuales. Sin embargo, ante la presión de la sala, EEUU optó finalmente por desbloquear los debates y posibilitó el acuerdo que reclamaba el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que regresó el sábado a Bali y emplazó, a modo de súplica, a que se lograra un consenso "por el bien de la humanidad".

Ante tantas presiones, EEUU aceptó que el texto final incluyera de forma expresa que los países industrializados transferirán tecnología a las naciones emergentes para ayudarles a luchar contra el calentamiento global, como exigía el llamado G-77 más China, que aglutina a 132 países. A cambio, se comprometen a emprender medidas para rebajar sus niveles de dióxido de carbono de una forma que sean controlables.

El documento alcanzado también incluye una referencia, aunque indirecta y no obligatoria, a la necesidad de que los países industrializados reduzcan sus emisiones de gases contaminantes entre el 25% y el 40%, para el año 2020 con respecto a los niveles alcanzados en 1990.

La UE intentó sin éxito que la medida fuera vinculante, pero al final quedó en una nota a pie de página atribuida a los expertos del Panel Intergubernamental sobre del Cambio Climático de la ONU. Mientras la UE mantuvo su posición de firmeza sobre la reducción de emisiones de dióxido de carbono, EEUU, Canadá y Japón se opusieron a esos compromisos.

La hoja de ruta de Bali, llamada así porque encauzará unas negociaciones que concluirán en Copenhague en 2009, contempla la transferencia de tecnologías verdes a los países emergentes, así como ayudas frente a los efectos del cambio climático y recompensas por la protección de los bosques y las junglas.

Este último punto se recogió al detectar que la deforestación es la responsable del 20% de los gases que causan el efecto invernadero, porque los árboles talados desprenden a la atmósfera todo el carbono que almacenan.

Los miembros de 190 países han conseguido en Bali un acuerdo histórico porque, aparte de los compromisos citados, reintegra a EEUU a la corriente general contra el calentamiento del planeta y consigue que, por primera vez, China e India acepten que tienen que controlar sus emisiones.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, recordó que el acuerdo es sólo el primer paso en la negociación, porque resta lo más difícil: alcanzar un acuerdo con cifras concretas sobre la reducción de emisiones de CO2. "Esto es el principio, no el final", afirmó Ban, que vaticinó que se afrontarán "negociaciones más complejas y largas".

  • 1