Local

EEUU admite avances reales en Irak pero cree que son frágiles y reversibles

El jefe militar de EEUU en Irak, general David Petraeus, pidió que después de julio se haga una pausa de 45 días en el proceso de retirada de tropas "para evaluar la situación". El militar aseguró que la influencia de Irán sobre las milicias chiís es la mayor amenaza a largo plazo sobre Irak.

el 15 sep 2009 / 02:57 h.

TAGS:

El jefe militar de EEUU en Irak, general David Petraeus, pidió ayer que después de julio se haga una pausa de 45 días en el proceso de retirada de tropas "para evaluar la situación". En una comparecencia en el Senado, el militar aseguró que la influencia de Irán sobre las milicias chiís es la mayor amenaza a largo plazo sobre Irak.

En su intervención de ayer ante el Comité de Fuerzas Armadas del Senado , Petraeus dijo que "la situación en Irak muestra progresos significativos pero desiguales". "Los progresos son reales, pero frágiles y reversibles", apuntó. El general sostuvo que la influencia de Irán sobre las milicias chiís en Irak sigue siendo "la mayor amenaza a largo plazo para Irak".

Petraeus explicó a los senadores los resultados de 15 meses de una escalada militar que llevó de 130.000 en enero de 2007 a 168.000 en septiembre la cifra de soldados estadounidenses en Irak.

En septiembre pasado la Casa Blanca aceptó la recomendación de Petraeus de iniciar una retirada progresiva de las tropas, siempre y cuando la situación de seguridad lo permitiera. El general había recomendado la retirada gradual de hasta cinco brigadas, lo que habría permitido que en julio del 2008 hubiera en Irak aproximadamente la misma cifra de soldados estadounidenses que había antes de la escalada.

Pero en febrero se suspendió la salida de tropas y hay actualmente unos 156.000 soldados de EEUU en Irak.

La situación de seguridad y el proceso de reconciliación política en Irak se han convertido en asuntos de debate durante la campaña para la elección presidencial en Estados Unidos, al igual que las propuestas de los candidatos para que se mantenga o se reduzca la presencia militar en Irak.

La pausa que ayer recomendó Petraeus, si se acepta, significará que cuando el Partido Republicano y el Partido Demócrata realicen sus convenciones nacionales en septiembre, habrá en Irak más soldados estadounidenses que los que había en el mes de enero de 2007.

candidatos presentes. La comparecencia de ayer de los dos principales representantes de Estados Unidos en Irak tuvo un carácter especial, dada la presencia de los tres senadores que aspiran a la Casa Blanca, el republicano John McCain, que ya ha obtenido la candidatura de su partido, así como Hillary Clinton y Barack Obama, que luchan por la demócrata. El primero de ellos en intervenir fue McCain, quien afirmó que "el aumento de la seguridad ha llevado a una oportunidad más amplia de solución política en Irak".

El senador por Arizona agregó que EEUU debe mantener su compromiso y su presencia militar en Irak porque "una guerra civil podría descender a un genocidio" con repercusiones en todo Oriente Medio y en toda la región del golfo Pérsico.

Criticó con dureza, además, la postura de sus rivales demócratas, que ya han anunciado que si ganan en los comicios presidenciales de noviembre, ordenarán la retirada de las tropas de Irak. "Una retirada imprudente e irresponsable constituiría un gran error político y moral", dijo.

  • 1