Local

EEUU impone sanciones a Irán la víspera de la fiesta de la Revolución

El régimen arrestó en los últimos días a tres influyentes periodistas y a unos 15 activistas estudiantiles, así como a familiares de los opositores reformistas.

el 10 feb 2010 / 19:57 h.

TAGS:

Jóvenes ondean una bandera iraní en una protesta contra el régimen.

El Gobierno de Estados Unidos cumplió ayer la amenaza de su presidente, Barack Obama, de aprobar un "importante régimen de sanciones" contra Irán por desafiar a Occidente e iniciar el enriquecimiento de uranio al 20%. Así, ayer impuso nuevas sanciones contra cuatro empresas asociadas con la Guardia Revolucionaria de Irán y un general de este cuerpo, en un nuevo paso para cortar su financiación, informó ayer el Departamento del Tesoro. La medida coincide con el 31 aniversario de la Revolución -cuando triunfó el alzamiento contra el Sha de Persia-, que se celebrará hoy en Irán con movilizaciones tanto por seguidores del régimen como por la oposición reformista, que sigue sufriendo la represión policial.

Las sanciones de EEUU se centran sobre todo en filiales de la constructora Khatam al-Anbiya, que ya figura en la lista del Tesoro de empresas sancionadas, y en el general Rostam Qasemi, que dirige esta sociedad, según el Gobierno. Khatam al-Anbiya está controlada por la Guardia Revolucionaria y se dedica a la construcción de autopistas y túneles y a proyectos de abastecimiento de agua, de agricultura y petrolíferos. Las otras filiales sancionadas son el Fater Engineering Institute, el Imensazen Consultant Engineers Institute (ICEI), el Makin Institute y el Rahab Institute, según la lista facilitada por el Gobierno de Estados Unidos.

Con esta medida de presión se congelan los activos que estas sociedades tienen en EEUU y prohíbe a empresas y ciudadanos estadounidenses a hacer negocios con las mismas. El subsecretario para Terrorismo e Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro, Stuart Levey, dijo que la Guardia Revolucionaria de Irán utiliza compañías como ésta y sus filiales para controlar gran parte de la economía iraní "desplazando a empresarios iraníes ordinarios en favor de un selecto grupo de personas que la apoyan". "La acción ayudará a empresas de todo el mundo a evitar negocios que benefician en última instancia a la Guardia Revolucionaria y sus peligrosas actividades", agregó.

En respuesta a Washington, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Ramin Mehmanparast, instó a la comunidad internacional a abandonar las medidas de presión, porque "sólo servirán para sensibilizar aún más a la opinión pública iraní".

Mientras, el Gobierno iraní, plantando cara a Occidente y sumido en su peor crisis interna, celebrará hoy el 31 aniversario de la Revolución divida y acuciada por unos problemas económicos y un descontento popular que proyectan incertidumbre sobre su futuro. Así, el ministro iraní de Inteligencia, Heydar Moslehi, dijo ayer que la movilización pro gubernamental de hoy va a suponer una "dura respuesta" a los enemigos del país. En declaraciones a la agencia de noticias Ilna, el responsable de Inteligencia añadió que "las fuerzas de seguridad y la Policía están preparadas para todo tipo de posibles sucesos". "El mismo pueblo será el principal y el mejor agente de seguridad en la manifestación, que si Dios quiere se celebrará gloriosamente y será una dura respuesta a los enemigos", señaló.

Pero a pesar de estas palabras amenazantes, la oposición al régimen del presidente del país, Mahmud Ahmadineyad, ya ha anunciado que hoy también se movilizará. Para impedir estas manifestaciones la Policía iraní ha intensificado las detenciones de periodistas y partidarios de la oposición reformista y ha reducido la velocidad de internet, para evitar la difusión de imágenes.

Represión. Según el diario pro reformista Etemad, en los últimos dos días han sido arrestados tres influyentes periodistas y unos 15 activistas estudiantiles tanto en Teherán como en la ciudad de Qazvin, situada a unos 165 kilómetros al oeste de la capital. Además, también han sido detenidos familiares de los principales líderes de la oposición reformista, Mir Husein Musaví y Mehdi Karrubí. Ante esta nueva oleada de arrestos, la opositora fracción de la minoría del Parlamento iraní tiene previsto celebrar una sesión especial de "carácter urgente" para tratar el asunto.

  • 1