Economía

EEUU inyecta 424.000 millones a su economía

Nuevo y controvertido plan de estímulo de la Fed para abaratar los préstamos a empresas y familias

el 03 nov 2010 / 22:25 h.

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal.

La Reserva Federal de Estados Unidos anunció ayer un controvertido plan de estímulo monetario que le permitirá inyectar 600.000 millones de dólares (424.000 millones de euros) en el sistema para abaratar los préstamos e impulsar la lánguida recuperación del país.

El plan, según anunció el Comité de Mercado abierto de la Fed tras dos días de reunión, consistirá en la compra de bonos del Tesoro desde ahora hasta junio de 2011, a razón de unos 75.000 millones de dólares por mes. En la práctica, esta iniciativa de la Fed, que se denomina expansión cuantitativa' (Quantitative Easing), supondrá que la Fed emitirá 600.000 millones de dólares para adquirir deuda pública, con el objeto de bajar los tipos a largo plazo para que la gente consuma más y las empresas puedan endeudarse y contratar.

Cuando existe mucha demanda de deuda pública, se produce un aumento del precio de los bonos, pero un descenso de la rentabilidad ofrecida, que se mueve de forma inversa al precio. Precisamente, el rendimiento de los bonos se toma como referencia para los préstamos a largo plazo, por lo que repercute en el abaratamiento de la financiación de las empresas y las familias.

Algunos expertos alertaron de que esta medida tendrá poco impacto en el crecimiento económico, porque los tipos ya están en niveles históricamente bajos, y sólo servirá para disparar la inflación y, quizás, crear burbujas especulativas en algunos mercados, como el de valores. En su comunicado, el Comité, que aprobó la medida con un voto en contra, indicó que revisará regularmente el ritmo y el volumen del programa "según sea necesario para promover el máximo del empleo y la estabilidad de los precios".

El voto disidente fue el del presidente del Banco de la Reserva Federal de Kansas City, Thomas Hoenig, quien advirtió de que los riesgos asociados con las nuevas compras de bonos del Tesoro superan los beneficios.

No obstante, con los tipos de interés a corto plazo por debajo del 0,25%, a la Fed no le quedan muchas más armas para estimular el crecimiento, por lo que desde hace semanas se daba por seguro que ayer aprobaría esta medida. También se refirió a la situación económica y expresó su "decepción" por el lento ritmo de reactivación, que comenzó en julio de 2009 y no ha sido suficiente para aliviar un desempleo que está en el 9,6%.

El Comité mantuvo la tasa de referencia por debajo del 0,25%, donde ha estado desde diciembre de 2008, y en su comunicado mantuvo la frase de que continuará con esa política monetaria "de tasas excepcionalmente bajas por un periodo extenso".

  • 1