Local

EEUU lanza un misil contra su satélite espía para derribarlo

El Gobierno estadounidense ordenó la destrucción del satélite espía L-21, que se precipitaba hacia la Tierra. La Marina lanzó un misil táctico desde el Pacífico Norte. El Pentágono confía en el éxito de la operación, pese a que la destrucción del aparato no se podrá confirmar aún.

el 15 sep 2009 / 00:32 h.

TAGS:

El Gobierno estadounidense ordenó la destrucción del satélite espía L-21, que se precipitaba hacia la Tierra. La Marina lanzó un misil táctico desde el Pacífico Norte. El Pentágono confía en el éxito de la operación, pese a que la destrucción del aparato no se podrá confirmar aún.

El satélite, conocido como L-21, fue puesto en órbita en 2006 desde la base Vanderberg.

Recientemente se detectó el riesgo que existía de que se precipitase hacia la Tierra y de que su tanque de combustible, que contenía gases tóxicos, se diseminase al chocar con la atmósfera, lo que hubiera supuesto un riesgo para la población, según la Administración estadounidense.

El Gobierno de George Bush dio orden de destruir este aparato en la madrugada de ayer, jornada en la que el lanzamiento del misil no suponía una amenaza para el aterrizaje del transbordador Atlantis. Éste, tras doce días de misión en la Estación Espacial Internacional llegó el pasado miércoles por la mañana al Centro Especial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida).

El lanzamiento se llevó a cabo desde el buque de la Marina Lake Erie, situado en el Pacífico Norte. Éste estuvo acompañado por las naves Decatur y Russell. En total, la operación supuso un gasto para la Administración norteamericana de 41,38 millones de euros.

"El objetivo era romper el tanque de combustible para disipar los aproximadamente 43 kilogramos de hidracina, un compuesto tóxico que podría ser nocivo para las personas en tierra, antes de que el satélite ingresara en la atmósfera. Tenemos un alto grado de confianza en que haya sido destruido", explicó el sujefe del Estado Mayor Conjunto, el general James Cartwright, quien aludió a un porcentaje de éxito de entre el 80 y el 90%.

EEUU, que no puede obtener una confirmación del éxito de su operación hasta aproximadamente 24 horas después del lanzamiento del misil, tiene previsto otro lanzamiento en los próximos días en caso de que no se logre la destrucción del aparato. Esta segunda actuación debe llevarse a cabo antes del 29 de febrero.

Los medios rusos de control de espacio cósmico tampoco pudieron confirmar a lo largo de la jornada de ayer la destrucción del aparato, por cuanto éste o sus fragmentos se encuentran en un órbita ciega

-que no se observa del territorio de Rusia-", según indicó una fuente anónima citada por la agencia oficial rusa Itar-Tass.

  • 1