Local

EEUU permite ya a todos sus ciudadanos enviar dinero a Cuba

el 15 ene 2011 / 21:18 h.

TAGS:

Un tendero vende productos racionados a un cliente en La Habana.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hace un nuevo gesto de acercamiento a Cuba al ordenar a su Gobierno que se permita a cualquier estadounidense enviar remesas de entre 500 y 2.500 dólares (entre 374 y 1.867 euros) a personas que no sean familiares en Cuba para "apoyar la actividad económica privada". Con esta limitación el dinero no puede llegar a oficiales o miembros ejecutivos del Partido Comunista.
Asimismo, Obama ha solicitado que se rebajen las restricciones en la emisión de visados a Cuba, entre las que destacan la liberación de los contactos y actividades en la isla por parte de organizaciones religiosas, la autorización del intercambio de tipo académico, incluidos los cursos de formación. La orden tiene como fin el desarrollo de la relación entre las sociedades estadounidense y cubana, mediante intercambios de índole académica, cultural y religiosa.
"Estas medidas incrementarán los contactos pueblo-a-pueblo; fomentarán la sociedad civil en Cuba; fortalecerán el libre flujo de información hacia, desde y entre el pueblo cubano, y ayudarán a promover su independencia de las autoridades cubanas", se lee en un comunicado de la Casa Blanca. Por el momento va a mantenerse la prohibición de visados para viajes turísticos de estadounidenses a la isla caribeña.
"El presidente cree que estas acciones, combinadas con la continuación del embargo, son pasos importantes para alcanzar el objetivo ampliamente compartido de que Cuba respete los derechos básicos de todos sus ciudadanos", asegura el comunicado.
En 2009 Obama ya ordenó reducir el alcance del embargo comercial que Washington mantiene sobre La Habana. Ahora, las personas de doble nacionalidad con familiares en la isla pueden ir a visitarlos sin problemas.
Algunos de los cubanos en el exilio se oponen a esta postura de acercamiento, puesto que entienden que ayudan al régimen dirigido por Raúl Castro. Los exiliados más moderados mantienen en cambio que un mayor contacto entre las comunidades de los dos países puede instigar el cambio político en el país caribeño.
Las medidas habían sido ampliamente esperadas el año pasado a raíz de una relajación inicial del embargo comercial de EEUU decretado por Obama en 2009, cuando los límites a las remesas y los viajes de los cubano-estadounidenses que visitan familiares en la isla se suavizaron.
Sin embargo, una mayor apertura se retrasó el año pasado ya que la Administración Obama consideró que el anuncio de las medidas antes de las elecciones legislativas de noviembre podría dañar los candidatos demócratas en Florida, donde el voto cubano-americano es especialmente poderosa, según múltiples analistas. Los miembros cubano-americanos republicanos del Congreso han indicado que intentarán usar la mayor presencia republicana en el mismo para echar abajo cualquier acercamiento con el Gobierno de Castro y han condenado las medidas sobre la isla.
Por su parte, el Gobierno cubano señaló que las nuevas medidas de EEUU dejan "intacto el bloqueo".

  • 1