martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

EEUU se impone ante Israel y aplaza el viaje de su mediador

Peres admite que el Gobierno israelí no debe perder la amistad con Washington.

el 16 mar 2010 / 20:39 h.

TAGS:

EEUU ha decidido mantenerse firme ante Israel y no ceder terreno tras el reiterativo desafío de Netanyahu con los asentamientos. Así, el enviado de EEUU, George Mitchell, ha aplazado su prevista llegada a Oriente Próximo para seguir los contactos con israelíes y palestinos, a raíz de la crisis con Israel por la construcción de 1.600 viviendas en territorio palestino ocupado.

"La embajada de EEUU en Israel ha contactado con la Presidencia para informar de que el enviado especial no llegará hoy -por ayer- a Israel", según un comunicado difundido por la oficina del presidente Simón Peres, con quien Mitchell iba a entrevistarse. La nota de prensa no indicaba las razones del aplazamiento, pero fuentes estadounidenses citadas ayer por el diario israelí Yediot Aharonot apuntan a que el enviado no quiere aterrizar en la zona sin tener una respuesta a las demandas de Washington para poder reanudar las negociaciones indirectas de paz con los palestinos. "No es que no queramos ir por la crisis que ha surgido, pero es complicado hacerlo antes de que las cosas estén claras", declaró la fuente.

El pasado viernes 12, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, telefoneó al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para recriminarle la decisión de construir 1.600 viviendas en un barrio judío en una zona del norte de Jerusalén ocupada por Israel en 1967.

La aprobación del proyecto por el Comité de Planificación Urbanística del Distrito coincidió con la visita a la zona del vicepresidente estadounidense, Joe Biden, lo que desató una crisis diplomática entre los dos países sin precedentes desde mediados de los 70. Clinton también exigió a Netanyahu suspender toda construcción en el territorio ocupado de Jerusalén mientras duren las negociaciones, incluir en ellas los problemas básicos del conflicto y liberar a presos vinculados al movimiento Al Fatah como gesto de buena voluntad hacia el presidente palestino, Mahmud Abás.
El martes, en lo que fue interpretado como un nuevo desafío, el primer ministro israelí insistió en que Israel seguirá construyendo en toda Jerusalén "como lo han hecho sus predecesores en los últimos 42 años".

Después de dar su aprobación, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) canceló la semana pasada su participación en las negociaciones indirectas que Mitchell trata de celebrar para rescatar el proceso de paz hasta que Israel anule el proyecto.

Ayer mismo, Clinton aseguró, tras una reunión con su colega irlandés, Micheal Martin, que Israel "debe demostrar su compromiso" con el proceso de paz en Oriente Próximo, pero negó que la relación bilateral atraviese una crisis, a pesar de todos los toques de atención que está dando a Israel. En sus declaraciones tras la reunión con Martin, Clinton indicó que los funcionarios israelíes y estadounidenses mantienen contactos sobre "pasos que creemos que demostrarán el compromiso necesario con el proceso" de paz.
Buena intención. El presidente israelí, Simón Peres, recogió ayer el guante lanzado por Clinton y afirmó que su país necesita conservar su especial amistad con Estados Unidos, en alusión a la mayor crisis en las relaciones entre ambos aliados de las últimas cuatro décadas. "No nos podemos permitir desenredar el delicado tejido de amistad con los Estados Unidos. Estamos también en un momento decisivo y tenemos que decidir sin condicionamientos de partes externas", dijo en un acto de homenaje a los anteriores primeros ministros y presidentes de Israel ya fallecidos. Según un comunicado de su oficina, Peres insistió en que el Estado judío debe hacer "ímprobos esfuerzos para no estar solo".

A este deseo de pacificar la situación se sumó el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien trasladó ayer al ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, la necesidad de que su Gobierno haga "un esfuerzo para recuperar la confianza" de Estados Unidos. Según informaron a Efe fuentes del Gobierno español, Zapatero consideró importante que las autoridades israelíes hagan un esfuerzo para "resolver el malentendido" y restaurar la confianza de las partes implicadas en el conflicto de Oriente Próximo.

  • 1