Local

EEUU vota en masa en los comicios que auguran un giro a la derecha

Millones de estadounidenses acudieron ayer a votar en unas elecciones en las que se da por seguro el avance de la derecha, lo que promete complicar la agenda de gobierno del presidente Barack Obama.

el 02 nov 2010 / 21:10 h.

TAGS:

Unas personas votan ayer en el Centro Shirlington de Conferencias, en el Condado Arlington en Virginia.
-->--> -->-->-->

EEUU renovó ayer la Cámara de Representantes, 37 senadores, otros tantos gobernadores y distintos puestos estatales y locales, aunque al cierre de esta edición no había los resultados.

La jornada electoral en EEUU se desarrolló sin incidentes, con buen tiempo generalizado y, a juzgar por los primeros datos facilitados por responsables de colegios electorales, con una alta participación. "A media mañana ya había votado casi el 20% de nuestros ciudadanos registrados", dijo a Efe, Sandra Rangel, la presidenta del puesto de votación del distrito Mount Vernon, en la ciudad de Alexandria, al sur de Washington.

Se prevé que unos 90 millones de votantes de los 218 millones de personas con derecho a voto acudan a las urnas para decidir el destino del Congreso. De confirmarse, la participación sería de más o menos un 41,3% y según el análisis de Michael McDonald, de la George Mason University (Virginia) en base a los datos del voto por adelantado, constituirían un récord de participación en unas elecciones legislativas de EEUU, dado que en los comicios de 2006 acudieron a las urnas 86 millones de ciudadanos.

La alta participación fue ayer un empeño personal del propio presidente con el único fin de evitar una debacle demócrata. Desde su cuenta de Twitter, Obama llamó a la participación en unas elecciones en las que se decide "qué país queremos". Y por la tarde lanzó un ofensiva de entrevistas radiofónicas, para intentar movilizar a los votantes jóvenes, a los negros y a los hispanos, que le dieron la victoria en 2008.

Control en riesgo. El presidente reclamó a sus simpatizantes en sus intervenciones que acudan a votar y advirtió de que su agenda "corre peligro" si los republicanos ganan en los comicios legislativos. "Tenemos que continuar hacia adelante, y por eso necesito que la gente vote hoy -por ayer-", dijo Obama en un programa matutino de la estación de radio KPWR en Los Ángeles (California). El control del Congreso -Cámara de Representantes y Senado- por parte de los demócratas ha permitido a Obama aprobar una ambiciosa reforma de salud e insuflar miles de millones de dólares para revivir la economía

No obstante, las encuestas adelantan que los republicanos se harán con el control de la Cámara de Representantes, que tendrán también la mayoría de los puestos de gobernadores estatales y que avanzarán en el Senado pero no obtendrán la victoria. El blog FiveThirtyEight, que predijo correctamente los resultados en todos los estados del país durante las presidenciales de 2008, prevé que los republicanos se hagan con 48 de 100 escaños en el Senado, con 233 de los 435 en la Cámara de Representantes y 30 de los 50 gobernadores.

"Va a ser un gran día", dijo ayer el líder de los republicanos en la Cámara de Representantes John Boehner, tras votar en Ohio.

Con los datos de los sondeos sobre la mesa y vaticinios triunfalistas como el de Boehner, los analistas se dedican ya a debatir si el "giro a la derecha" será temporal o permanente. La última encuesta conjunta del diario Wall Street Journal y la cadena de televisión NBC muestra que el 62% de los que prevén respaldar a los republicanos describen su voto como una decisión temporal, mientras que otro 28% dice estar haciendo un cambio de alianzas políticas a largo plazo.

La gran sorpresa de la temporada fue el movimiento popular Tea Party que canalizó el descontento del segmento más conservador de la población con una economía en crisis y el desorbitado gasto del gobierno, los resultados dirán hoy cuál es su influencia real en EEUU.

Los votantes deciden además sobre una variedad de temas. En California, por ejemplo, podrían aprobar una medida que legalizaría la posesión de marihuana.

  • 1