Local

EEUU y la UE condenan la brutal represión en las revueltas árabes

La Policía carga contra las manifestaciones en Argelia, Yemen, Bahrein y Libia. El Gobierno de Bahrein anuncia el inicio del diálogo mientras en Libia, las protestas se extienden a diversas ciudades entre el hermetismo informativo. Un diputado opositor resulta herido grave en Argelia.

el 19 feb 2011 / 21:12 h.

TAGS:

Policías antidisturbios retienen a los manifestantes en Argelia.
La contundente represión policial ejercida por los gobiernos de Bahrein, Argelia, Libia o Yemen contra las revueltas populares contra sus regímenes llevaron ayer a EEUU, la UE y el Gobierno británico a pedir "contención" a los dirigentes de estos países. El férreo control sobre la información en estos países dificulta conocer el número exacto de heridos e incluso de víctimas mortales, pero ayer trascendió que en los últimos tres días, unas 84 personas han fallecido en las revueltas que empiezan a extenderse por toda Libia, la muerte de un manifestante ayer en Yemen se suma a otras cinco del viernes y un diputado opositor resultó herido en Argelia y otro fue detenido.

 

La Casa Blanca muestra especial preocupación por la isla de Bahrein ya que alberga una importante base militar norteamericana y es fronterizo con Arabia Saudí, uno de los principales exportadores de petróleo del mundo y donde ayer fueron detenidos los fundadores de un nuevo partido, Comunidad Islámica, en un país que carece de Parlamento electo y prohíbe los grupos políticos.

A última hora del viernes, el presidente Obama telefoneó al rey, Hamad bin Isa al Jalifa, para trasladarle la necesidad de ejercer la contención después de la violencia con la que las fuerzas del orden reprimieron las manifestaciones opositoras. Durante la conversación, Obama condenó la violencia -antes lo hizo públicamente refiriéndose también a Yemen y Libia- y señaló que la estabilidad de Bahrein depende del respeto que se demuestre por los derechos de la población.

La llamada surtió cierto efecto ya que ayer el príncipe heredero y vicecomandante supremo de las Fuerzas Armadas, Salman bin Hamad al Jalifa, ordenó la retirada inmediata del Ejército de las calles de la capital, Manama, aunque informó de que la Policía seguiría vigilando el orden y de hecho empleó gases lacrimógenos y cargó con porras contra los manifestantes, aunque finalmente les permitió acceder a la Plaza de la Perla, que había sido el eje de las protestas y de la que fueron expulsados.

Ya por la noche el Gobierno de Bahrein anunció el inicio de los contactos entre las autoridades y la oposición que exige reformas en el país. Mientras, el principal sindicato del país, la Unión General de Trabajadores Bahreiníes ha convocado una huelga a partir de hoy. Desde la UE, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común, Catherine Ashton, también condenó la violenta represión, pidió contención e instó al Gobierno a iniciar "sin demora" el diálogo con la oposición.

También en Argelia, las protestas antigubernamentales se celebraron ayer entre una fuerte presencia policial que acabó con carga sobre medio centenar de los cerca de 400 manifestantes contabilizados por los medios locales. Durante una de esas cargas resultó herido grave un diputado opositor de la Reunión por la Cultura y la Democracia (RCD), que sufrió traumatismo craneoencefálico. Además, según informaciones de la agencia Reuters, las autoridades detuvieron al opositor Belaid Abrika, defensor de la causa de la minoría bereber. En Argelia, las marchas cuentan con el respaldo de organizaciones de Derechos Humanos, sindicatos y un pequeño grupo opositor pero las principales formaciones políticas se mantienen al margen.

En Yemen, entre el viernes y el sábado se han registrado al menos seis muertos y dos heridos graves en los enfrentamientos registrados entre manifestantes antigubernamentales y simpatizantes del presidente, Ali Abdulá Salé. La agencia oficial asegura que el viernes un millón de yemeníes marcharon en las calles de Taiz en favor de Salé, que atribuye las protestas a una "conspiración contra Yemen".

Desde Libia, el hermetismo informativo sólo ha permitido que trascienda que las protestas contra Gadafi se han extendido a varias ciudades y ha habido disturbios en oficinas de la radio pública y las fuerzas de seguridad.

  • 1