Local

EEUU y la UE piden la liberación de los presos tras la muerte de Zapata

Detenidas en Cuba decenas de personas por una "ola de represión" del Gobierno.

el 24 feb 2010 / 21:43 h.

TAGS:

Disidentes cubanos lamentan la muerte de Orlando Zapata.

La muerte del preso político cubano Orlando Zapata Tamayo tras estar 85 días en huelga de hambre para pedir que se le tratara como "prisionero de conciencia" ha provocado una riada de declaraciones lamentando su muerte.

EEUU y la Comisión Europea reclamaron al Gobierno de Raúl Castro la liberación de los más de 200 presos políticos que hay en la isla y criticaron que no se respeten los derechos humanos por lo que solicitaron que se restablezcan estas garantías.

La reacción del Gobierno de España fue algo más tímida. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, destacó que España seguirá exigiendo la liberación de los presos políticos en Cuba, y que ése es el objetivo del mantenimiento del diálogo con ese país. Moratinos recordó que pidió, "no hace ni siquiera una semana una intervención de carácter humanitario para evitar el fallecimiento" de Zapata. Por su parte, el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, lamentó que el "déficit en la política de derechos humanos" en Cuba haya conducido a "este desenlace", aunque finalmente en el Congreso se aprobó por unanimidad una declaración en la que se expresa la "honda preocupación" por la situación de los presos de conciencia en Cuba y su liberación. El texto condena "las limitaciones de las libertades políticas y la falta de protección de los derechos humanos en cualquier parte del mundo".

Pero como era de esperar las críticas más duras procedieron de la disidencia cubana. Uno de ellos, Osvaldo Payá, distinguido con el Premio Sajarov en 2002, culpó al Gobierno de Castro de haber "asesinado lentamente" a Zapata y aseguró que la oposición continuará su lucha "sin odio". Desde Madrid, donde está promocionando un disco, el músico cubano Willy Chirino, también anticastrista, manifestó su "indignación" por la muerte de Tamayo, "un hombre que no quería vivir". Mientras que el intelectual cubano exiliado Carlos Alberto Montaner acusó de "absoluta falta de piedad" a los hermanos Castro y afirmó que la huelga de hambre de Zapata fue una "forma desesperada de defender su dignidad de ser humano".

De forma similar se pronunciaron varias organizaciones opositoras cubanas asentadas en España que además reclamaron a España y al resto de la UE que sean más enérgicas en condenar el régimen castrista.

Detenciones. Sin embargo, esta condena internacional ha servido de bien poco puesto que al menos 20 personas fueron detenidas en las últimas horas en Cuba en medio de una "ola de represión" desatada por el Gobierno de Raúl Castro contra la disidencia que condenó la muerte de Zapata, informó la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

A pesar de esta reacción, Raúl Castro dijo lamentar la muerte del disidente, pero culpó de ello a Estados Unidos y negó que en la isla se practique la tortura, como vienen denunciando algunas organizaciones como Amnistía Internacional, que ayer pidió que se abra una investigación por el fallecimiento del disidente.
Este suceso ha coincidido con las visitas del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y del brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quienes evitaron pronunciarse sobre la muerte de Zapata.

Pero este suceso tendrá sus consecuencias negativas. El investigador principal para América Latina del Real Instituto Elcano, Carlos Malamud, auguró ayer que ya es imposible que haya una modificación de la posición de la Unión Europea con respecto a Cuba, a pesar de que España siga intentándolo. Además, remarcó que el Gobierno cubano es el que tiene que modificar sus posturas, algo que ve muy difícil hasta que no fallezca Fidel Castro. Entonces, según indicó, Raúl Castro tendrá manos libres para iniciar reformas si es que lo desea. "Habrá que esperar hasta entonces para ver lo que pasa", se lamentó, y añadió que no cree que la muerte de Zapata haga variar la política del Gobierno cubano con respecto a los derechos humanos.

  • 1