Economía

EEUU ya ha devuelto impuestos a ocho millones de familias

El presidente George W. Bush se mostró ayer optimista sobre el futuro de la economía de EEUU, especialmente tras conocer que no hubo contracción en el primer trimestre, pero acusó al Congreso, de mayoría demócrata, de dificultar la recuperación. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 04:11 h.

El presidente George W. Bush se mostró ayer optimista sobre el futuro de la economía de EEUU, especialmente tras conocer que no hubo contracción en el primer trimestre, pero acusó al Congreso, de mayoría demócrata, de dificultar la recuperación. Los demócratas, por su parte, respondieron acusando al Gobierno de estar favoreciendo a las grandes petroleras, que obtienen beneficios récord gracias al alza en el precio de la gasolina, en un momento en que los bolsillos de las familias estadounidenses sufren por la ralentización económica.

En su tradicional discurso radiofónico de los sábados, el presidente recordó que en el primer trimestre del año, la economía no se contrajo, sino que creció seis décimas, una tasa que, no obstante, "no es tan elevada como hubiéramos querido". Aun así, se mostró optimista y confiado en que "superaremos este periodo difícil y surgiremos más fuertes que nunca" .

Defendió que su Gobierno ha tomado medidas decisivas para afrontar la desaceleración como el paquete de devolución de impuestos por importe de 150.000 millones de dólares, que ya han comenzado a recibir las familias.

En esta primera semana de devoluciones, dijo, se han enviado ya transferencias electrónicas a 7,7 millones de contribuyentes, y la próxima semana comenzará el envío de cheques por correo, de manera que a final del verano se espera que hayan recibido su dinero los 130 millones de familias previstas.

El presidente reconoció que otros indicadores recientes no han sido buenos, como el del empleo de abril, que descendió por cuarto mes consecutivo, pese a lo cual la tasa de desempleo bajó una décima, hasta el 5%.

No obstante, consideró que el paquete de ayudas permitirá a las "familias estadounidenses aumentar su poder de compra y ayudar a contrarrestar los elevados precios que estamos viendo en las gasolineras y en los supermercados".

  • 1