Local

Egipto echa al fin a Mubarak

El octogenario presidente dimite y cede el poder al Ejército tras 18 días de protestas en la plaza de la Liberación.

el 11 feb 2011 / 11:29 h.

TAGS:

Los fuegos artificiales pusieron el punto final a la era de Hosni Mubarak en Egipto después de permanecer 30 años en el poder y tras 18 días de protestas en todo el país. El rais dimitió ayer finalmente y transfirió el poder al Consejo Supremo del Ejército, después de que el jueves hubiera cedido sus poderes al vicepresidente, Omar Suleiman.

Precisamente fue éste el encargado de hacer el anuncio a los 80 millones de egipcios, varios millones de los cuales se habían echado a las calles para exigir con más contundencia que nunca su renuncia. El anuncio desató la euforia y la alegría en El Cairo.

En un escueto mensaje leído en la televisión estatal, Suleiman explicó que "durante estas circunstancias tan difíciles que está atravesando Egipto, el presidente Hosni Mubarak ha decidido dimitir del cargo de presidente de la República". Asimismo, "ha encargado al Consejo Supremo de las Fuerza Armadas que administre los asuntos del país", precisó Suleiman, para terminar su intervención con un "que Dios bendiga a todo el mundo".

El anuncio se produjo tras conocerse que Mubarak se había trasladado con su familia a la ciudad balneario Sharm el Sheij. La televisión estatal había informado de antemano de que iba a haber un anuncio importante en breve de la Presidencia.

Éxtasis enTahrir. Los cientos de miles de egipcios congregados desde hace 18 días en la plaza Tahrir (Liberación), en el centro de El Cairo, recibieron con gritos de júbilo y fuegos artificiales el anuncio de la dimisión del rais, en el poder desde 1981. El triunfo de la revolución desató la euforia en todo el país. Después de la decepción que provocó el jueves el mensaje de Mubarak, que dijo que se mantenía en el cargo pero cedía sus poderes al vicepresidente, el comunicado que acababa de hacer éste último colmó de felicidad a los egipcios.

A lo largo del día, miles de personas se habían concentrado también frente al palacio presidencial y a la sede de la televisión estatal en El Cairo, insistiendo en su petición de que Mubarak dimitiera. También hubo protestas multitudinarias en Alejandría, la segunda ciudad del país, y en otros puntos del país.
Ahora el Consejo Supremo del Ejército disolverá el Gobierno y las dos cámaras del Parlamento egipcio. El ministro de Defensa egipcio, Mohamed Hussein Tantui, estará al frente de dicho Consejo. "Sabemos de la gravedad y la seriedad de este tema y de la demanda del pueblo de iniciar cambios radicales", añadió el Ejército en el tercer comunicado hecho público en las últimas 24 horas. Pero por el momento se desconocen los pasos y procedimientos que se pondrán en marcha a partir de ahora. En un anuncio anterior dicho organismo aseguró que pondría fin a la Ley de Emergencia, vigente en el país desde 1981, "inmediatamente después de que se termine la situación actual". Además, el Consejo aseguró que velará por la limpieza de los comicios.

Tantaui, de 75 años, es además comandante en jefe de las Fuerzas Armadas desde 1991. El 31 de enero de 2011, en medio de las protestas, unió a esta cartera la de viceprimer ministro. Tantaui, que participó en las guerras de 1956, 1967 y 1973 contra Israel y en la Primera Guerra del Golfo, es considerado un ministro fiel a Mubarak y continuista. Incluso se he especulado con que pudiera presentarse como candidato a la presidencia en las elecciones de septiembre, según informó ayer la página web de RTVE.

La oposición, al igual que la plaza Tahrir, se felicitó por la resolución. Un alto responsable de los Hermanos Musulmanes, el mayor grupo opositor en Egipto, destacó que los egipcios han conseguido su principal objetivo con su "revolución" y calificó la dimisión de "día de la victoria". Mientras tanto, el líder opositor egipcio, Mohamed El Baradei, sentenció que es "el mejor día" de su vida, y se ofreció a colaborar con el Ejército en la preparación de elecciones "justas y libres".

Día histórico. La comunidad internacional describió como "día histórico" el 11 de febrero de 2011. El presidente de EEUU, Barack Obama, sentenció que Egipto "no volverá a ser igual" tras la renuncia de Mubarak. "Pero no es el final de la transición. Es el principio", advirtió el mandatario, quien auguró "días difíciles" en los que quedan "muchas preguntas por resolver". EEUU ha sido hasta ahora uno de los principales aliados de Egipto. También los presidentes del Consejo de la UE y de la Comisión Europea, Herman Van Rompuy y José Manuel Durao Barroso, y la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que visita este lunes a Túnez y espera extender su viaje a Egipto, celebraron la marcha del rais y reclamaron al Ejército del país que garantice que el cambio democrático se produce de manera "pacífica". El Gobierno español se unió a las felicitaciones y tildó de "histórico" que el pueblo egipcio haya tomado al fin "las riendas de su propio destino".


  • 1