Local

Egipto intenta frenar a los palestinos para que no salgan de la frontera

Más de 3.500 policías se desplegaron ayer en las carreteras principales y secundarias que parten del Rafah egipcio para evitar que los palestinos que continúan huyendo de Gaza alcancen otras localidades egipcias. Mientras, la escisión política entre Fatah y Hamás se agravó ayer aún más. (Foto: EFE)

el 14 sep 2009 / 23:16 h.

TAGS:

Más de 3.500 policías se desplegaron ayer en las carreteras principales y secundarias que parten del Rafah egipcio para evitar que los palestinos que continúan huyendo de Gaza alcancen otras localidades egipcias. Mientras, la escisión política entre Fatah y Hamás se agravó ayer aún más.

Los puestos policiales y las medidas de seguridad impuestas en la carretera que une Rafah con Al Arish, capital del Norte del Sinaí, se multiplicaron desde la mañana. Los agentes de seguridad obligaron a todos los ciudadanos y vehículos palestinos que se dirigen a Al Arish o intentan adentrarse en el país con intención de llegar a El Cairo a dar la vuelta para regresar a la Franja de Gaza.

Asimismo, se han reforzado los controles en el Canal de Suez, que separa la península del Sinaí del resto del país, para obligar a los ciudadanos palestinos a regresar a Gaza, lo que ha originado numerosas retenciones de tráfico en ambos sentidos.

Sin embargo, las nuevas medidas impuestas por las autoridades egipcias no han impedido que cientos de palestinos continúen intentando llegar a Al Arish, e incluso que muchos de ellos hayan conseguido burlar los puestos completando a pie buena parte del camino. Y de momento, Egipto no impedirá la entrada de palestinos procedentes de Gaza a su territorio, al menos hasta que consigan todos los productos que necesitan para subsistir, según dijo ayer el gobernador del Norte del Sinaí.

Por su parte, fuentes de seguridad apuntaron a los periodistas que es previsible que se cierre la frontera en las próximas 48 horas para dar tiempo a los palestinos a abastecerse y cruzar a Gaza. Las fuentes señalaron que se está intentado reducir la llegada de productos de todo tipo, sobre todo alimenticios, tanto a Al Arish como a Rafah, para forzar la marcha de los palestinos.

En esta localidad comienzan a escasear muchos de los productos que se podían encontrar con facilidad en los días pasados y los precios de los que aún se pueden hallar han aumentado. Ayer, el único pan que se encontraba en esta localidad era palestino y la gasolina, que ha duplicado su precio, es casi imposible encontrarla. Encima, la avalancha crece: a los que van a pie se les unieron cientos de vehículos palestinos, desde turismos hasta camiones de gran tonelaje.

Mientras, la división entre los propios palestinos sigue siendo profunda. Hamás, que controla Gaza, acusó ayer al presidente palestino y líder de Al-Fatah, Mahmud Abás (que gestiona Cisjordania), de "ahondar la división interna palestina" al rechazar una oferta del dirigente egipcio, Hosni Mubarak, de organizar una reunión entre ambos movimientos. Es más, Abás reiteró ayer que Hamás revierta su "golpe de Estado" por el que controla Gaza desde junio.

  • 1