Local

El 15-M arreglará el mercado de la Encarnación para acoger sus actividades

Los indignados incian la reparación de la nave ocupada el sábado, cuyos usos determinarán las distintas asambleas de los barrios y los pueblos.

el 30 oct 2011 / 20:24 h.

En una prolongada asamblea de tres horas de duración, el 15-M acordó ayer mantener la ocupación del antiguo mercado de la Encarnación, rehabilitarlo y dejarlo a disposición de las distintas asambleas de los barrios y los pueblos para albergar actividades relacionadas con el movimiento de los indignados, una decisión que tendrá que ser refrendada por todos y cada uno de los grupos temáticos del 15-M.

Por el momento, la asamblea de ayer decidió "concentrarnos en limpiar y rehabilitar las instalaciones, que necesitan mucho arreglo", según un portavoz del grupo que ha asumido la ocupación del mercado. También se están formando grupos de gestión, que harán turnos para que siempre haya gente dentro del antiguo mercado, ocupado el sábado al término de la manifestación por una vivienda digna. Los turnos, de seis horas, mantendrán siempre a una quincena de personas en esta nave, que lleva desocupada 10 meses, desde que las tiendas se mudaron al nuevo mercado construido bajo las setas.

Mientras se rehabilita y acondiciona para poder acoger actividades, las distintas asambleas de barrios y pueblos deberán ratificar si asumen este lugar como sede del movimiento 15-M en Sevilla. El lugar que hasta ahora ha sido emblemático, la plaza mayor del proyecto Metropol Parasol, es un recinto privado con vigilancia y la adjudicataria, Sacyr, lo cierra con vallas, lo que según el 15-M restringe su "uso ciudadano". Si la nueva sede es asumida por las asambleas, éstas deberán decidir qué usos darle, probablemente acoger esas mismas reuniones y otras citas culturales o sociales.

Lo que se ha descartado es destinarlo a un uso residencial, por ejemplo para realojar a familias sin casa. De esta forma, el modelo se parece más al de otros edificios ocupados en Sevilla, como Casas Viejas o la Fábrica de Sombreros -ambos desalojados por la Policía- en los que no vivía nadie, pero que tenían una intensa vida cultural y asociativa.

El grupo que ha ocupado el mercado ha decidido también implicar a los vecinos en esta gestión y hacerlos partícipes de las actividades que vaya acogiendo el antiguo mercado. Quieren emular la buena sintonía que tuvo con el barrio el campamento que se montó bajo las setas tras la primera manifestación del 15-M, que se mantuvo durante algo más de un mes y al que acudían muchos vecinos, tanto a las asambleas como para ayudar en la gestión.

Por el momento, sólo la tela con el lema De la indignación a la acción en la fachada de la nave, colocada el sábado, da fe de que se trata de un centro ocupado, que todavía no ha desarrollado ninguna seña de identidad.

  • 1