Local

El 15-M vuelve a acampar en Plaza Nueva en solidaridad con Madrid

Un grupo permaneció la noche del jueves frente al Ayuntamiento y tenía intención de repetirlo anoche.

el 05 ago 2011 / 22:35 h.

TAGS:

Un grupo de ‘indignados’ se concentró anoche en la Encarnación para protestar por las actuaciones policiales en Madrid.

Una quincena de indignados se quedó a dormir la noche del jueves en la Plaza Nueva, después de saber que en Madrid se había producido una carga policial contra los miembros del 15-M acampados en Sol, tenían intención de repetirlo anoche después de la protesta convocada a las 22 horas en la plaza de la Encarnación, a la que asistieron unas 200 personas, muchas de ellas con velas.

"Yo no me podía quedar en mi casa sabiendo que en Sol la Policía está cargando contra 4.000 personas", decía enfadada Auxi Patón, una de las participantes de la acampada espontánea, mientras se vendaba la cabeza y se echaba sangre artificial por encima para dejar claro por qué se iba a manifestar. Los indignados que pasaron la noche en la Plaza Nueva habían montado incluso un punto de información, también improvisado, para explicar qué les estaba ocurriendo a los miembros del 15-M en Madrid. Carteles como Podrán cortar las flores pero no detendrán la primavera, o Las plazas son del pueblo señalizaban su localización.

De la Plaza Nueva habían sido desalojados pacíficamente por la mañana: "En Sevilla no estamos teniendo ningún problema con la Policía, aunque tememos que les lleguen otras órdenes", decía otro joven. Pero regresaron al punto de información, y desde allí se trasladaron ya por la noche hasta las setas de la Encarnación, el que ha sido el punto de reunión emblemático en Sevilla para este movimiento, que exige más participación en la vida política.

En pleno agosto, la protesta no llegó ni de lejos a las miles de personas que se congregaban en las escalinatas al inicio de las protestas hace más dos meses y medio, aunque logró reunir a unas 200 personas. Volvieron a verse folios en los que podían verse frases como Indignados sin miedo, algunas pancartas y los lemas que se popularizaron entonces: "Que no nos representan" o "Lo llaman democracia y no lo es", junto a duras consignas en contra de la Policía por cargar contra los acampados en Sol.

"¡No nos hemos ido, el 15-M sigue vivo, estamos organizándonos en los barrios y en los pueblos y a partir de septiembre no vamos a permitir ningún desahucio más, ningún otro ERE contra los trabajadores!", insistían, a voz en grito -esta vez no se usó la megafonía- uno de los participantes más activos.

Tras la concentración, más de un centenar de personas se desplazaron hasta la Plaza Nueva, donde leyeron un manifiesto enviado por los acampados de Madrid. Algunos de los que habían pasado la primera noche preveían quedarse en sacos de dormir e incluso montar una proyección de vídeo para mostrar imágenes de las cargas policiales en Sol que les estaban llegando a través de redes sociales como Twitter y Facebook.

"No lo sabemos bien, lo veremos sobre la marcha porque es un movimiento espontáneo", repetían, aunque también se quejaban de que la falta de conexión entre los integrantes del movimiento les está afectando. "La conexión no es buena, hay problemas en las asambleas porque algunos movimientos políticos están intentando apropiarse del 15-M, y eso tenemos que evitarlo buscando otra forma de hacer las cosas", proponía Auxi. "No sé cuál porque yo también acabo de llegar, pero estamos trabajando para conseguirlo", decía esta joven estudiante de Publicidad, "porque nosotros no queremos cambiarle el collar al perro, queremos cambiar al perro por otra mascota, y eso no es fácil", resumía.

  • 1