Local

El 24% de los menores viven al filo de la pobreza en España

La Comisión Europea ha publicado datos alarmantes. El 24% de los niños y adolescentes españoles (hasta los 17 años) vive al filo de la pobreza, uno de los porcentajes más altos de la UE, cuya media es del 19%. España es, además, uno de los países miembros donde las ayudas públicas tienen un menor impacto.

el 15 sep 2009 / 00:40 h.

TAGS:

La Comisión Europea ha publicado datos alarmantes. El 24% de los niños y adolescentes españoles (hasta los 17 años) vive al filo de la pobreza, uno de los porcentajes más altos de la UE, cuya media es del 19%. España es, además, uno de los países miembros donde las ayudas públicas tienen un menor impacto en la reducción de la pobreza.

En el conjunto de la UE, un total de 78 millones de ciudadanos están expuestos a un riesgo de pobreza (el 16%). De ellos, 19 millones (19%) son niños. En la mayoría de países de la Unión, los menores corren más riesgo de caer en una situación en la que no tengan cubiertas sus necesidades básicas que el resto de la población. La situación está mejor en Dinamarca y Finlandia (sólo 10% de pobreza entre niños), Eslovenia (12%), Chipre (11%), Alemania (12%) y Bélgica (15%).

El informe detecta tres causas principales que explican la pobreza infantil en la UE: la falta de trabajo de los padres, los salarios insuficientes y una ayuda insuficiente para las familias. En el caso de España, el alto nivel de pobreza es el resultado sobre todo del elevado número de niños que viven en familias donde sólo uno de los dos progenitores trabaja. También influye que el impacto de las transferencias públicas (como ayudas a la familia o prestaciones por desempleo) en la reducción de la pobreza se encuentre entre los más bajos de la UE (14% frente al 42% de media comunitaria).

En el furgón de cola. Atendiendo a estos criterios, la Comisión clasifica a los Estados miembros en cuatro categorías. España está en el furgón de cola junto con el resto de países que registran altos niveles de pobreza infantil (Grecia, Italia, Lituania, Letonia, Luxemburgo, Polonia y Portugal). Estos Estados miembros se caracterizan por el alto riesgo de pobreza entre los trabajadores y por una escasa incidencia de las ayudas sociales. El Ejecutivo comunitario les recomienda que adopten estrategias globales para mejorar los ingresos de las familias y facilitar el acceso a puestos de trabajo de calidad, sobre todo para los progenitores que aportan el segundo salario.

Los mejores alumnos por lo que se refiere a la lucha contra la pobreza infantil son Austria, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Países Bajos, Suecia y Eslovenia. Estos países registran buenos resultados en todos los frentes. El número de hogares donde todos los miembros están en el paro o donde los salarios son insuficientes es relativamente bajo y las ayudas a la familia son importantes.

El segundo grupo comprende a los Estados miembros donde el nivel de pobreza es relativamente bueno y en todo caso inferior a la media: Bélgica, República Checa, Alemania, Francia, Estonia e Irlanda. En estos países, el principal motivo de inquietud es el alto número de niños que viven en hogares donde ninguno de sus miembros trabaja. Por ello, la Comisión recomienda reforzar el atractivo financiero del empleo y el acceso a empleos de calidad para los padres más alejados del mercado de trajo.

En el tercer grupo están Hungría, Malta, Eslovaquia y Reino Unido. Su característica común es que la situación es media o mala en lo que se refiere a la pobreza infantil y que registran un gran número de hogares con todos los miembros en el paro. En algunos casos, la pobreza se ve atenuada gracias a ayudas públicas eficaces o al apoyo de la estructura familiar. También aquí, el Ejecutivo comunitario recomienda incrementar la participación en el mercado laboral.

  • 1