Local

El 25% de los pacientes de centros de salud no sufre problemas médicos

Un informe de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria alerta de las consultas innecesarias que sobrecargan las consultas. La mayoría de los médicos se muestra partidario de fórmulas de copago disuasorias por pruebas o actos médicos.

el 15 may 2011 / 19:00 h.

TAGS:

Pacientes en la sala de espera de un centro de salud.
Un informe de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, con datos segregados para Andalucía, desvela que uno de cada cuatro pacientes que acude a un centro de salud andaluz "no sufre problemas médicos graves". "Entre el 20 y el 25% de las consultas a médicos de familia son innecesarias y suponen una sobrecarga de trabajo para los médicos de familia ", explica el presidente de la asociación en Andalucía, Juan Sergio Fernández.

 

Hay una causa ajena al mundo de la medicina que explica esta situación. "La sociedad cada vez tiene más necesidad de consultar por problemas de la vida diaria, tienen poca tolerancia al dolor, no sólo al dolor físico, al dolor psíquico o social ", dice Fernández. El informe, basado en encuestas telefónicas a 1.500 facultativos del país (256 andaluces), hace un balance de las "dolencias virtuales" que los pacientes plantean en Atención Primaria y en Urgencias: problemas de pareja, el duelo por un familiar muerto, dificultades laborales... "La crisis económica ha agudizado esta situación, pero ya se venía barruntando desde hace años, por una pérdida progresiva de valores que hace a la gente sentirse insegura. Por eso se confunde la depresión, que es una enfermedad, con la tristeza, que es un estado de ánimo. O la ansiedad con la inseguridad", dice Fernández.

Como consecuencia, el 86% de los médicos consultados en el informe (el 79% en Andalucía) propuso algún tipo de medida disuasoria para que los ciudadanos no abusen de las consultas médicas para problemas que no tienen solución clínica.

Copago disuasorio. La mayoría de las propuestas pasan por un sistema de copago, aunque en Andalucía, casi el 90% de los médicos encuestados está a favor de la creación de la figura de un puesto auxiliar de consulta, que haga una filtración de los pacientes con dolencias reales y los ficticios. El 39% defiende que este personal de apoyo beneficiaría la relación médico-paciente, el 26% considera que ayudaría a abordar con más exactitud el problema médico, y el 79% piensa que "sólo facilitaría el tiempo de resolución de los problemas burocráticos". Por otra parte, es mayoritaria la opinión de los sanitarios sobre la necesidad de realizar campañas de educación sanitaria entre la población (el 97,3% está a favor).

En Andalucía, el 15% de los médicos está de acuerdo con cobrar al paciente una parte de las pruebas médicas realizadas a petición propia, y no por recomendación o prescripción del sanitario que le atiende. El 43% también está a favor de cobrar por las consultas que se demuestren innecesarias (mediante el llamado ticket moderador).

La sanidad en España es gratuita tanto en accesibilidad como en asistencia. Pero el modelo de gestión español propicia, a veces, un abuso del sistema. Los facultativos aquí trabajan para ese sistema, la infraestructura hospitalaria pertenece a la administración, que está siempre abierta al público. En el Reino Unido, por ejemplo, la infraestructura no pertenece al Gobierno. Los médicos se autogestionan el horario, las consultas y los recursos que el Estado les transfiere. En Francia, los franceses acuden a clínicas privadas y el Estado les paga la consulta y la asistencia. "La población española acude a consultas médicas mucho más que la media europea", dice Fernández.

En el informe, cuando se relaciona la implantación de algún sistema de copago con la edad y años de ejercicio de los médicos, se observa que a medida que aumenta la edad del sanitario y los años de ejercicio, aumenta el porcentaje que pide al paciente contribuir a la financiación.

Esto es especialmente significativo en Andalucía, donde más del 55% de los médicos oscila entre 51 y 70 años. El 63% ha pasado de 20 a 40 años trabajando, y sólo el 13% lleva menos de diez años de servicio. Sin embargo, esta tendencia no se mantiene en los médicos que consideran que debería implantarse para reducir la utilización innecesaria. Entre los partidarios del copago se observan diferencias significativas sobre cómo implantarlo. La opción mayoritaria, con un 52,6%, es por consulta o acto médico.

El 56% de los facultativos pide un plus por consulta atendida

Andalucía es la comunidad autónoma con más médicos insatisfechos (33%), principalmente porque su sueldo es inferior a la media nacional (66%) y porque el 26% confiesa haber sufrido algún tipo de agresión en el último año (el 91% verbales, el 6% físicas y el 3% de ambos tipos). El 75% defiende que una parte de su salario debería estar sujeta a incentivos por el cumplimiento de objetivos previamente definidos y evaluables objetivamente. El 83% cree que esos objetivos deberían medirse por los resultados en salud, el 56% cree que otro criterio debería ser el número de pacientes atendidos durante un mes, el 23% apuesta por incentivar el ahorro sobre el presupuesto total del centro, un 18% cree que debería premiarse también el ahorro en la prescripción farmacéutica, y el 18% aprueba que se incentive el uso racionado de las pruebas diagnósticas. Vincular el salario a los incentivos es un tema delicado, que no todos los médicos interpretan de la misma forma. La implantación en el sistema andaluz de la llamada factura fantasma, que informa al paciente de lo que hubiera costado una prueba diagnóstica o un tratamiento de no ser gratuita la sanidad, tiene una doble lectura: conciencia al usuario y ofrece al SAS un análisis comparativo de la capacidad de ahorro de cada hospital.

  • 1