Local

El 33% de los alumnos de 15 años está en riesgo de exclusión

El informe PISA «urge» a remediar los malos rendimientos escolares en España.

el 12 dic 2010 / 20:19 h.

TAGS:

Un grupo de estudiantes adolescentes en el interior de su instituto.

Un tercio de los alumnos españoles de 15 años, los repetidores, sufre "alto riesgo de padecer exclusión social", según alerta el último informe del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) de la OCDE a la vista de los "reiterados" malos rendimientos académicos de estos escolares.

El número elevado y las puntuaciones bajas de los estudiantes retrasados es lo que afecta "más negativamente" a los resultados de España en el reciente informe PISA y también influyen, aunque de manera diversa, el ambiente escolar, la autonomía de los centros, las circunstancias familiares o el origen inmigrante del alumnado.

Concretamente, el 36% de los 25.000 españoles que efectuaron las pruebas de PISA 2009 eran repetidores: un 10% cursaba segundo de Educación Secundaria Obligatoria (habían repetido dos veces) y un 26% estudiaba tercero (una vez). El resto estaba matriculado en el curso que corresponde en teoría a la edad de 15 años (cuarto de ESO). Estos últimos obtuvieron 518 puntos en comprensión lectora, materia principal de PISA 2009, con una diferencia de 147 y 83, respectivamente, sobre los de segundo de ESO (371) y los de tercero (435).

Esos 518 puntos están por encima de la media española (481), del promedio de la OCDE (493), de Países Bajos (508), Alemania (497) o Reino Unido (494), todos con "escaso número de repetidores", y cerca de Japón (520). Finlandia, con un 5% de repetidores, logró 536 puntos. Los españoles que habían repetido dos veces obtuvieron en los resultados del informe PISA 2009 un rendimiento de 1 (insuficiente) en un escala de seis niveles; y los que llevaban retraso de un curso alcanzaron la parte baja del 2 (aprobado).

En total, un 20% de los alumnos españoles participantes en el estudio de educación obtuvieron puntuaciones de nivel 1, igual al promedio de la OCDE. La preparación de quienes no superan este nivel es insatisfactoria para proseguir la formación posterior e incorporarse a la vida laboral y social con garantías. "Muchos" de los que han repetido están a punto de dejar la enseñanza básica sin el título de graduado en ESO, así que pasarán al "dramático" grupo de los que abandonan la formación educativa tempranamente, según advierte el informe español de PISA 2009, elaborado por el Instituto de Evaluación, dependiente del Ministerio de Educación.

En conclusión: el sistema educativo español, de características "similares" en todo el país, funciona muy bien con dos tercios de los estudiantes, pero "deja atrás" a la otra parte, cuyos resultados son, comparativamente, "decepcionantes". Por ello, es "urgente" remediarlo si se quiere mejorar los resultados.

Otro importante aspecto que presenta diferencias entre el alumnado, aunque menos marcadas, es la condición de inmigrante, ya que los españoles lograron 56 puntos más de media que los estudiantes de origen extranjero: 488 frente a 432. La distancia entre ambos grupos es menor en el conjunto de la OCDE (43 puntos), con una proporción de inmigrantes prácticamente igual que la española (10 por ciento).

Con un 24% de inmigrantes, Canadá logró unos resultados medios para el conjunto de todos sus alumnos de 524 puntos. El 31% de todos los escolares españoles en PISA estudiaba en centros privados.
Sus resultados fueron 37 puntos superiores a los matriculados en públicos, lo que puede explicarse por "la influencia del nivel socioeconómico y cultural de sus familias", dice el informe español. Las diferencias de los resultados cuando se considera el nivel de estudios de los padres llegan a casi 100 puntos en España, aunque menos que en la OCDE (120). Sin embargo, los españoles de niveles socio-económicos más modestos consiguen mejores resultados que la media de la OCDE. El "clima disciplinar" del aula, medido en una escala de cuatro niveles, es otro de los elementos que PISA analiza, en el sentido de interrupciones de la marcha normal de las clases.

  • 1