Local

El 40% de los sevillanos sufre intolerancia alimentaria

Picores ante el plátano, vómitos ante un batido o problemas respiratorios ante los cacahuetes. Las alergias a ciertos alimentos son un problema que afecta cada vez a más personas. Si a ellas se suman los intolerantes a algunas sustancias alimentarias la cifra crece hasta alcanzar a casi la mitad de la población.

el 16 sep 2009 / 06:17 h.

TAGS:

Picores ante el plátano, vómitos ante un batido o problemas respiratorios ante los cacahuetes. Las alergias a ciertos alimentos son un problema que afecta cada vez a más personas. Si a ellas se suman los intolerantes a algunas sustancias alimentarias la cifra crece hasta alcanzar a casi la mitad de la población. Conocer qué es perjudicial para cada uno y sus alternativas es la mejor opción para superar esta dolencia.

Cuando Raúl, de ocho años, tomó por casualidad su primer pistacho de una bolsa de frutos secos no le gustó mucho, pero su cuerpo lo digirió. El segundo fue peor. Empezó con unos picores por todo el cuerpo y enrojecimiento. Sus padres se asustaron. Lo llevaron al hospital y las pruebas revelaron que el pequeños era alérgico a este tipo de fruto seco. Desde entonces ha de mirar la composición de los productos para saber que puede tomarlo. El problema es que no todos lo indican.

Este es el día a día de miles de sevillanos que, como Raúl, son alérgicos a algún alimentos. Ante determinadas sustancias (generalmente proteínas) el cuerpo de estas personas activa el sistema inmunológico con todo lo que ello implica. La leche, los huevos, los frutos secos, las frutas, el pescado o los mariscos suelen provocar la mayoría de alergias. Los síntomas de éstas suelen ser los mismos que el de todas las alergias (urticaria, problemas gastrointestinales o respiratorios) y la solución, también: los antihistamínicos.

Sin embargo, si se produce una exposición prolongada a la fuente de la alergia ésta puede derivar en un problema grave. Las formas más habituales de diagnosticar si se es alérgico son las pruebas cutáneas, los análisis o las provocaciones controladas.

Menos peligrosa que la alergia pero con mayor prevalencia en la población es la intolerancia a ciertas sustancias de los alimentos. El organismo no es capaz de metabolizarlas pero no activa el sistema inmunológico. Los síntomas son diarreas, flatulencias y malestar en general. Casi la mitad de los sevillanos tiene alguna intolerancia alimentaria. La más habitual es a la lactosa, sufrida por más del 30% de los sevillanos. Los celíacos o intolerantes al gluten son el otro gran grupo de afectados.

Aunque la industria alimentaria y la restauración aún no han incorporado todas las medidas necesarias para ofrecer productos alternativos ya se están dando algunos pasos para ampliar las opciones alimentarias de estos enfermos. Lo primordial es conocerlas uno mismo.

  • 1