miércoles, 14 noviembre 2018
12:58
, última actualización
Local

El 42% de los universitarios menores de 30 años no ha trabajado nunca

Más de un tercio preferiría no cambiar de región para encontrar un empleo aunque piensa que hay más oportunidades fuera.

el 30 jun 2012 / 20:03 h.

TAGS:

Finalizar la carrera ya no garantiza un empleo.

Cuatro de cada diez universitarios sevillanos menores de 30 años, un 42%, no ha tenido ningún trabajo después de terminar sus estudios, ni siquiera alguno no relacionado con su especialidad. Entre los motivos para no encontrar empleo los hay obvios, como la desaparición de empresas por culpa de la crisis (un 2,2% el año pasado) o la caída de la contratación en el sector público por los recortes del Gobierno. Pero también hay causas llamativas, como una "significativa resistencia a la movilidad geográfica" que alcanza a más de un tercio (un 37%), que preferiría no cambiar de comunidad autónoma, y menos aún de país, para encontrar un empleo. O el incongruente efecto negativo que ha tenido el incremento del turismo : Sevilla acogió el año pasado las cifras de visitantes más altas de su historia, con una demanda un 7,4% mayor que el año anterior, y sin embargo perdió un 1% de los puestos de trabajo del sector.

Así lo recoge el estudio Radiografía del joven titulado universitario desempleado en Sevilla, elaborado por el área municipal de Economía y Empleo en el marco del programa europeo Type (Tackling Young People's Welfare in Europe), que busca intercambiar experiencias entre ciudades europeas para mejorar las posibilidades de inserción laboral entre los jóvenes desempleados, y que está concebido como diagnóstico para la elaboración del Plan de Acción Local para el empleo.

Entre las conclusiones del informe, finalizado este mes y colgado en la web del Ayuntamiento de Sevilla, está que haber trabajado durante los estudios "es un factor que facilita encontrar un empleo al finalizar la etapa universitaria", y reduce el tiempo hasta encontrar el primer trabajo. Ocurre incluso cuando la ocupación no está relacionada con los estudios: entre los encuestados se produjeron "muchos casos de sobrecualificación", si bien la mayoría de los empleos desempeñados se correspondía con la titulación que estaban cursando.

De los encuestados, el 65% había tenido alguna ocupación durante sus estudios, y aunque predominaron los trabajos esporádicos y sin contrato, también hubo contratados y becarios. Ninguno trabajó como autónomo mientras estudiaba.

El informe considera como otra causa para no encontrar empleo que "un relativamente fácil acceso a la universidad, con un sistema de becas ciertamente importante" y la existencia en Sevilla de varias universidades públicas y privadas, "han propiciado una relativa inflación de titulados universitarios, favoreciendo una creciente bolsa" de parados.

Además, afirma que la poca adecuación de la universidad al mercado laboral hace que los licenciados tengan "escasa preparación" en competencias como "la capacidad de trabajo en equipo, la adaptación al cambio, el liderazgo, la creatividad y otras que, desgraciadamente, raramente forman parte del currículo".

Aún así, recuerda que las personas poco cualificadas tendrán cada vez más problemas para encontrar empleo en el futuro, y que el empleo tenderá a polarizarse, con sueldos más elevados para los trabajadores muy cualificados y más bajos para los poco formados.

El estudio se ha elaborado sobre una muestra de 311 jóvenes titulados universitarios menores de 30 años, con una media de edad de 27 años. La inmensa mayoría (84%) prefería trabajar por cuenta ajena, en el sector privado (56%), en algo vinculado a su titulación (sólo el 13% está dispuesto a trabajar en otras áreas) y a poder ser sin salir de su región o país, opción elegida sólo por el 37%.

  • 1