Local

El 80 por ciento de las centrales nucleares del mundo tienen más de 20 años, según la AIEA

el 13 mar 2012 / 15:15 h.

TAGS:

El 80 por ciento de las centrales nucleares del mundo se  construyeron hace más de 20 años, lo cual plantea problemas de  seguridad, según el borrador de un informe de la Agencia  Internacional de la Energía Atómica que aún no se ha hecho público.  El documento señala que muchas empresas han comenzado programas para  que los reactores sigan funcionando durante más tiempo del previsto  inicialmente o han anunciado su intención de hacerlo.
"Hay cada vez más expectativas de que los reactores nucleares más  antiguos deben cumplir unos objetivos más estrictos en materia de  seguridad, similares a los fijados para los reactores construidos  recientemente o los que se construirán en el futuro", se lee en la  Revisión de la Seguridad Nuclear, que la AIEA publica anualmente.  "Preocupa la capacidad del conjunto de las instalaciones más antiguas  para cumplir esas expectativas", explica el texto.  

El director general de la AIEA, Yukiya Amano, afirmó la semana  pasada que ahora, un año después de la crisis nuclear desatada en una  central atómica de Japón tras el terremoto y el posterior tsunami del  11 de marzo de 2011, la energía nuclear es más segura.

El informe confirma que el nivel de seguridad de las plantas  nucleares del mundo "sigue siendo alto" y menciona como mejora las  decisiones que se han tomado en los últimos años de apagar varios  reactores antes de lo previsto.

Sin embargo, el documento, que tiene 56 páginas y ha sido  entregado inconcluso a los países miembros de la AIEA, destaca que el  80 por ciento de las 435 instalaciones atómicas que hay en el mundo  tenían más de 20 años a finales del año pasado y que el 70 por ciento  de los 254 reactores han estado funcionando durante más de 30 años y  "muchos de ellos han superado el periodo de vida para el que fueron  diseñados".

Esto "podría tener efectos sobre la seguridad y sobre la capacidad  de satisfacer la demanda de energía en los estados miembros de una  manera económica y eficiente", así que las empresas y los organismos  reguladores del sector que quieren ampliar la vida útil de las  centrales "deben analizar a fondo los aspectos relacionados con la  seguridad de componentes claves e irreemplazables que se están  quedando antiguos", advierte el informe.

EFECTOS DEL ACCIDENTE DE JAPON

El accidente en la central nuclear de Fukushima-1 se produjo como  consecuencia de un terremoto y un tsunami que provocaron la muerte o  la desaparición de unas 19.000 personas y una serie de fallos en las  instalaciones de la planta. Los reactores fueron estabilizados en  diciembre, pero los altos niveles de radiación en la zona dificultan  las labores de limpieza, que se prolongarán durante varias décadas.

Después del accidente, Alemania, Suiza y Bélgica decidieron dejar  de lado la energía nuclear en favor de las energías renovables. Pero  otros países, como China e India, siguen usando las centrales  atómicas para satisfacer sus necesidades energéticas, según el  informe de la AIEA, que añade que en algunos casos "incluso se están  acelerando los programas de energía nuclear". Francia, por ejemplo,  está construyendo su primer reactor "avanzado" y Rusia pretende  duplicar la producción de energía nuclear para 2020.

Amano afirmó la semana pasada que "todos los países que usan la  energía nuclear se toman mucho más en serio el tema de la seguridad",  pero la organización ecologista Greenpeace señaló que no se ha  aprendido "ningúna lección real" del desastre de Fukushima.

  • 1