Local

El 92% de los municipios comparte servicios a través de mancomunidades

La provincia cuenta con una veintena de estas entidades locales que el Gobierno estudia suprimir. La mayoría se dedica a recogida de residuos, gestión del agua, asistencia social o programas de empleo y formación

el 12 ene 2013 / 20:41 h.

TAGS:

La planta de residuos de la Vega da servicio a 13 municipios
Un total de 97 de los 105 municipios que componen la provincia de Sevilla pertenecen a alguna mancomunidad -incluida la capital-, lo que supone más del 92% de las localidades y una población de 1,9 millones de habitantes. Las mancomunidades están en el punto de mira de la reforma de la Administración Local que el Gobierno central del PP negocia con el PSOE. En Sevilla hay una veintena, creadas entre 1986 y 2002, la mayoría para compartir servicios de recogida de residuos urbanos y abastecimiento de agua, pero también de bomberos, transporte o programas de empleo y formación dependientes de fondos europeos o subvenciones del Estado, la Junta o la Diputación que intentan captar los pueblos aunándose para presentar proyectos. Municipios del Aljarafe o Los Alcores pertenecen a más de una mancomunidad, cada una especializada en servicios distintos.

 

Pero una radiografía del mapa provincial de este tipo de entidades arroja resultados dispares. Hay entidades sin actividad alguna que solo existen nominalmente en los registros oficiales del Ministerio de Hacienda y de la Junta (que, por cierto, no coinciden al 100%), como la de la Comarca de Doñana. Existen otras paralizadas por conflictos políticos, como la de la Comarca de Estepa a raíz de la adaptación de los órganos de dirección a la Ley de Autonomía Local de Andalucía (Laula); o problemas económicos, como la del Bajo Guadalquivir -en proceso de disolución tras acumular una deuda de 30 millones, de los que 1,7 millones se les llegó a adeudar a sus más de 400 trabajadores-. Las que más problemas tienen son las dedicadas a planes de empleo y formación, dependientes de unas ayudas que ya no llegan. Sin embargo, las que prestan servicios como la recogida de residuos o el agua conjuntamente a varios pueblos están activas y los alcaldes de los pueblos integrantes de las mismas, de distinto signo político, coinciden en defender que les sale más barato agruparse para dar esos servicios.

El personal adscrito varía. La mayoría cuenta con un secretario e interventor y trabajadores integrantes de los servicios de limpieza, agua, transporte, bomberos, etcétera cedidos por los ayuntamientos, mientras que los empleados dedicados a formación, servicios sociales y demás programas subvencionados son contratados con cargo a estas ayudas y vinculados a su duración.

Frente al debate ideológico que mantienen los aparatos de los partidos, donde los socialistas en principio se oponen a la supresión de las mancomunidades y los populares defienden que o éstas o las diputaciones -aunque matizan que las dedicadas al agua, la basura o el transporte podrían salvarse-, entre los regidores a pie de calle impera el sentido común. Reconocen que hay que hacer una limpia y mantener las que presten servicios y estén saneadas y suprimir las que no sirvan para nada, algo que en la práctica ya está sucediendo en una especie de selección natural de entes locales, pero rechazan que haya funciones duplicadas con la Diputación porque se dedican a tareas distintas.

La Diputación de Sevilla está promoviendo dos consorcios provinciales de agua y medioambiente que los alcaldes ven bien para coordinar políticas, homogeneizar tasas y aglutinar a todos los pueblos bajo pocas entidades porque creen inviable económicamente que una sola se encargue de dar servicio a todo el territorio y si algo tienen claro es que su objetivo, con mancomunidades, consorcios o Diputación, es que recoger y tratar los residuos de sus vecinos, abastecer de agua a sus habitantes o asegurar el buen estado de las infraestructuras de la red de saneamiento o suministro eléctrico les salga lo más barato posible.

  • 1