martes, 19 febrero 2019
00:48
, última actualización
Local

El 93 % de los condenados por delitos de tráfico y el 100 % de los que tienen penas de prisión son hombres

el 01 jun 2010 / 11:52 h.

TAGS:

El fiscal delegado de Seguridad Vial en Sevilla, Luis Carlos  Rodríguez León, advirtió hoy martes de que ninguno de los badenes  ubicados en las carreteras de la provincia hispalense dependientes de  la Diputación Provincial, el Ministerio de Fomento y de la Consejería  de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, cumplen la norma en  cuanto a características técnicas y seguridad, resaltando en este  sentido la importancia de adaptarlos a la legalidad.  

En rueda de prensa en Sevilla para presentar la Memoria de  Seguridad Vial de la Fiscalía Superior de Andalucía correspondiente  al pasado año 2009, explicó que desde su departamento se solicitó un  informe a la Guardia Civil de Tráfico sobre los pasos sobreelevados o  reductores de velocidad instalados en estas carreteras -se excluyen  los ubicados en suelo urbano-, constatándose que ninguno de los  badenes cumplen la norma, lo que se puso en conocimiento de las tres  administraciones referidas al objeto de proceder a subsanar el  problema.  

En este sentido, Rodríguez León argumentó que este incumplimiento  de la normativa se debe a que, en el momento de construirse estos  pasos sobreelevados "no había norma, por lo que cada uno lo construyó  como consideró oportuno", pero puso de manifiesto que, actualmente,  hay una normativa que cumplir, añadiendo que una orden ministerial de  fecha 23 de septiembre de 2008 dicta que, en el plazo máximo de dos  años desde la entrada en vigor de la instrucción, todos los  dispositivos de este tipo deben ser adaptados a la normativa.  

Al hilo de ello, y tras aseverar que "resulta mucho más rentable adaptar estos badenes a la legalidad que pagar indemnizaciones" por  posibles accidentes con dinero procedente del erario público, el  fiscal matizó que en la Fiscalía no cuentan con datos referentes a  los badenes instalados en las calles de la capital hispalense, aunque  advirtió de que el Ayuntamiento de Sevilla ya ha sido condenado en  dos ocasiones debido a accidentes producidos por badenes, teniendo  que pagar en uno de los casos 5.000 euros a la afectada. 

HASTA 2.095 CONDENAS POR CONDUCIR BAJOS LOS EFECTOS DEL ALCOHOL


De otro lado, Rodríguez León se refirió a los datos estadísticos  de su Fiscalía correspondientes al pasado año 2009, señalando que,  del total de sentencias condenatorias incoadas en la provincia y que  ascendieron a 4.124, 2.095 lo fueron por conducir sin permiso; 1.869  por circular bajo los efectos de bebidas alcohólicas o drogas; 71 por  negarse a realizar las pruebas; 49 por conducción temeraria; 24 por  exceso de velocidad; 16 por conducir con desprecio para la vidacinco por lesiones imprudentes, y una por alterar la seguridad de la vía. 

Según valoró, los dos delitos "estrella" que predominaron el  pasado año 2009 fueron los referentes a conducir sin carné y a  circular bajo los efectos del alcohol, concretando que, en lo  referente a este último delito, 723 de los condenados dieron una tasa  de entre 0,80 y un gramo de alcohol por litro de aire expirado; 579  entre 0,60 y 0,80 miligramos, y 111 dieron menos de 0,60 miligramos,  mientras que 288 conductores dieron más de un gramo.   

En esta línea, el fiscal de Seguridad Vial en la provincia de  Sevilla destacó que durante el pasado año 2009, respecto a 2008, se  ha producido un aumento de los conductores condenados por circular  con una tasa de entre 0,80 y 1 un gramo de alcohol por litro de aire  expirado, pasando de los 460 de 2008 a los 723 de 2009, lo que, a su  juicio, significa que "los que han bebido, han bebido más".  

MAS HOMBRES CONDENADOS

Asimismo, y valorando los delitos según el sexo de quien los  cometió, Luis Carlos Rodríguez León informó de que el 93 por ciento  de los condenados durante el año 2009 -3.854- fueron hombres,  mientras que el siete por ciento restante -270- fueron mujeres. De  igual modo, y teniendo en cuenta la nacionalidad, el 99 por ciento de  los condenados -4.082- eran ciudadanos españoles, mientras que el  uno por ciento restante -42-eran extranjeros.  

El fiscal de Seguridad Vial llamó la atención sobre los delitos  contra el tráfico cometidos por menores de edad, destacando que 412  fueron denunciados por conducir sin permiso de circulación -418 en  2008-; 27 por conducción temeraria -64 en 2008-, y ocho por  conducir bajo el efecto de bebidas alcohólicas o drogas -27 en  2008-, y resumió que los menores "no tienen asumida la importancia  de la norma".  

En esta línea, Rodríguez León insistió en el hecho de que los  menores de edad "no asumen la necesidad de cumplir la norma, como es  tener papeles para poder usar un vehículo", agregando que los menores  que cometen delitos contra la seguridad vial representan el 40 por  ciento de la delincuencia juvenil, por lo que si "fuéramos capaces de  educarlos en esta materia, reduciríamos en un 40 por ciento este tipo  de delincuencia".  

PROPUESTA DEL ALCALDE SOBRE LA VELOCIDAD

Por otro lado, informó de que en Sevilla hay 246 personas en  prisión por delitos contra la seguridad del tráfico, todos ellos  hombres. Así, en Sevilla I hay 57; siete en el Centro de Inserción  Social, y 182 en la cárcel de Morón de la Frontera, mientras que en  el centro penitenciario de mujeres de Alcalá de Guadaíra no hay  ninguna interna.

El fiscal también se pronunció sobre la propuesta realizada por el  alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, en cuanto a reducir  la velocidad máxima a 30 kilómetros por hora en las zonas más  sensibles de la capital hispalense, aseverando que también habría que  tener en cuenta los problemas de agilidad y movilidad que esta medida  podría acarrear, aunque valoró que la propuesta "estará  suficientemente estudiada como para que sea útil".  

Por su parte, el jefe provincial de Tráfico de Sevilla, José Luis  León Guzmán, señaló que las zonas urbanas donde se establece un  límite máximo de velocidad de 30 kilómetros por hora "están  proliferando cada vez más en las ciudades", aunque coincidió con  Rodríguez León al considerar que "puede afectar a la fluidez del  tráfico", por lo que habría que desarrollar la medida en zonas  "concretas", como por ejemplo en zonas cercanas a colegios.  

  • 1