Economía

El A400M atrae el interés de 25 empresas aeronáuticas por Sevilla

Sólo tiene cuatro años, pero su juventud no le ha impedido convertirse en uno de los apoyos importantes para la industria aeronáutica andaluza. La Fundación Hélice, integrada por más de 40 patronos, canalizó el año pasado el interés de 25 empresas, nacionales e internacionales, que llegaron a Sevilla atraídas por el poder del A400M. Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 07:28 h.

Sólo tiene cuatro años, pero su juventud no le ha impedido convertirse en uno de los apoyos importantes para la industria aeronáutica andaluza. La Fundación Hélice, integrada por más de 40 patronos, canalizó el año pasado el interés de 25 empresas, nacionales e internacionales, que llegaron a Sevilla atraídas por el poder del A400M.

A lo largo del año pasado unas 25 empresas relacionadas con el sector aeronáutico -de ellas, una cuarta parte extranjeras- mostraron un interés "inicial" por implantarse en Andalucía, al calor de su proyecto estrella, el avión de transporte militar A400M, que tiene su centro de ensamblaje y entrega a clientes en Sevilla, junto al aeropuerto de San Pablo.

El esfuerzo de las administraciones públicas por crear en su entorno un escenario propicio para el desarrollo de un tercer punto de referencia de esta industria, concretado en Aerópolis, ha servido como foco de atracción, y la Fundación Hélice ha jugado un papel protagonista, como canal de interlocución, suministrando información del sector en la comunidad y como vía de enlace con las administraciones andaluzas.

La Fundación Hélice, surgida con el fin de impulsar y promover la industria aeroespacial andaluza, no ha limitado esta tarea divulgativa al sector privado. Su desarrollo en sí mismo y los proyectos que promueve han suscitado también el interés de algunos gobiernos, como los de Rumanía, Alemania y México, interesados en conocer la materialización de un modelo de parque tecnológico aplicado a un sector concreto de actividad, como el aeronáutico, y la estructura de las ayudas al mismo, según consta en la memoria de actividades del año pasado de la Fundación.

Integrada por 44 patronos, entre empresas privadas (25), entes públicos, organizaciones empresariales, sindicatos, universidades y hasta la caja de ahorros sevillana Cajasol, algo más de una decena de sus asociados participan en los dos principales programas aeronáuticos para la comunidad: el A400M y el superjumbo A380 de Airbus.

Aunque le siguen de cerca, por interés y participación, el A350 -en el que Andalucía, con Sacesa en cabeza, pretende conseguir un buen trozo del pastel de la carga de trabajo que genere-, y el A330 MRTT, modelo de Airbus de avión cisterna y reabastecimiento en vuelo que recientemente se ha hecho con un megacontrato por valor de 40.000 millones de dólares (más de 26.000 millones en euros) para las Fuerzas Aéreas de EEUU.

Según los datos que maneja la Fundación, catorce sociedades andaluzas participan activamente en el desarrollo del avión militar, aportando desde utillaje hasta la logística, pasando por subconjuntos, piezas de fibra de carbono, pintura y diversos estudios de sistemas y componentes (Aeroestructuras, Aertec, AyG Sevilla, EADS-CASA, Elimco, Galvatec, Industria Siderometalúrgica Gienense, Inespasa, MDU, Navair, Sacesa, Sevilla Control, Tada y Veiasa).

Prácticamente muchas de las citadas empresas, y algunas otras como Talleres Tagonsa, Aernova y Emerge, están implicadas directamente en el A380, aunque Sacesa es el mayor socio al asumir el diseño y fabricación de sistemas y paneles de la panza del avión (belly fairing).

El A350 es el reto más inmediato. Más de la mitad de su fuselaje estará fabricado en materiales compuestos, sobre todo, fibra de carbono. Una gran oportunidad para el sector español y andaluz, especialista en la materia. Trece firmas implantadas en Andalucía suministran al A330, al sistema de reabastecimiento MRTT y al boom (o manguera).

  • 1