El letrado del viceconsejero de Presidencia acusa a Alaya de "inquisitorial"

José María Mohedano calificó sus interrogatorios como “más propio de un juez inquisitorial y preconstitucional” con “continuas interrupciones y desmentidos” a las respuestas de los declarantes.

el 25 jul 2013 / 21:39 h.

El abogado José María Mohedano, defensor del consejero de Presidencia Antonio Lozano y la exdirectora general de Presupuestos Buenaventura Aguilera, denunció la manera de interrogar de la jueza Mercedes Alaya que calificó como “más propia de un juez inquisitorial y preconstitucional” con “continuas interrupciones y desmentidos” a las respuestas de los declarantes que a su juicio “cercenan el derecho a la defensa” de los mismos. Mohedano ha hecho constar por escrito en el acta de la declaración del exinterventor de la Junta Manuel Gómez –que aún continúa- su protesta porque la jueza le ha impedido interrogarle dos veces en nombre de sus dos clientes al considerarlo incompatible y solo le admitió preguntar en nombre de uno, al tiempo que inadmitió una de sus cuestiones sobre la declaración que Gómez hizo en la comisión de investigación del Parlamento señalando que el procedimiento usado para subvencionar los ERE de empresas en crisis, la transferencia de financiación, era legal. Alaya le ha impedido hacer esa pregunta por considera que ya se había formulado. El letrado, que asiste por primera vez a un interrogatorio de Alaya ya que sus clientes acaban de ser imputados –junto a una veintena de cargos y exaltos cargos de la Junta-, calificó de “inadmisible que haga esperar a todo el mundo una hora y 45 minutos –la declaración de hoy estaba prevista a las 10.30 y comenzó a las 12.00-“, consideró una “falta de dignidad” la orden de la jueza de retirar los móviles a los abogados y denunció que “interrumpe constantemente” al declarante “y cuando no contestan lo que quiere oír hace reconversiones” e insiste una y otra vez reformulando sus preguntas en una forma de conducir los interrogatorios que a su juicio “cercena la espontaneidad del imputado a la hora de contestar”. Reveló que durante el interrogatorio de esta mañana, el propio Manuel Gómez ha espetado a la jueza frases como “no me deja usted contestar”, “ya no sé ni lo que estoy contestando” o “son demasiado largas las preguntas y ya no me acuerdo”. Por ello, Mohedano –que ya ha recurrido en apelación a la Audiencia la imputación de sus dos clientes- avanzó que cuando toque el turno a sus declaraciones, fijadas para septiembre, pedirá que éstas sean grabadas “para evitar esto” y cuestionó que mientras en muchos juzgados penales se hace “por qué aquí no se quiere” (Alaya ya se negó a ello en una de las piezas del caso Mercasevilla). Precisamente se quejó de que pese a haber presentado su recurso la semana pasada –la Junta también lo ha recurrido-, la jueza aún no ha dado traslado de éste a la Audiencia.

  • 1