jueves, 21 febrero 2019
12:25
, última actualización
Cultura

El abolengo de la Casa de Feria

el 25 may 2010 / 20:02 h.

“La España del Antiguo Régimen no puede entenderse sin comprender el alcance de la formidable maquinaria de poder de la alta nobleza”. Con una afirmación  tan atinada como sugerente se incita al lector interesado en las cuestiones históricas a reparar en el nuevo trabajo del doctor en Geografía de Historia de la Universidad de Sevilla Juan Manuel Valencia Rodríguez, que responde al título de El poder señorial en la Edad Moderna: la Casa de Feria (siglos XVI y XVII).


Sus dos buenos tomos –más un apéndice en formato cedé que incluye documentación más prolija– han sido editados por el departamento de Publicaciones de la Diputación de Badajoz y ayer fueron presentados en Sevilla, escogiéndose para la ocasión el escenario ideal: la Casa de Pilatos, sede de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, que desde hace años engloba a la otrora poderosa Casa de Feria-Priego.

El acto estuvo amenizado por las palabras de León Carlos Álvarez Santaló, catedrático emérito de la Hispalense y director de la tesis doctoral de la que han resultado los volúmenes, y la presentación de Juan Manuel Albendea, director de la Casa Ducal de Medinaceli.

Juan Manuel Valencia, que ha dedicado a rastrear este señorío no menos de 12 años, disecciona las vidas y obras de los tres duques de Feria. De éstos, destaca la figura del tercero, “un hombre de gran temperamento que se le subió a las barbas al mismísimo conde-duque de Olivares; tanto es así que el gran hispanista John Elliot lo considera uno de los últimos prohombres de la monarquía”.

El señorío de Feria data de fines del siglo XIV (1394).

  • 1