Economía

El aceite no sube pese al anuncio de retirar cosecha

Desde hace tres semanas la cotización no se mueve a la espera de cuánto se almacena

el 23 oct 2011 / 19:01 h.

Aceite de oliva virgen extra recién extraído en una almazara de la comarca sevillana de Estepa.

La pasada semana se arbitró una jornada para que la industria olivarera solicitara retirar producción para intentar así que los precios se recuperen -es el llamado almacenamiento privado, que recibe ayudas europeas- y en la que hoy comienza habrá otra, en concreto mañana. Confía el sector en que, efectivamente, las cotizaciones tiren al alza, pero lo cierto y verdad es que desde que Bruselas anunciara la puesta en marcha de esa cobertura económica, a finales de septiembre pasado, no cabe apreciar un cambio significativo en los mercados de origen -esto es, en las ventas a salida de almazara-.


Los precios actualizados en el sistema Pool Red de la Fundación del Olivar, que recoge en tiempo real las transacciones que se realizan en origen en gran parte de las almazaras del país, se colocan en 1,89 euros para el virgen extra, en 1,74 euros para los vírgenes y en 1,63 para el lampante -el que necesita tratamiento previo al envasado-. Si nos retrotraemos a la última semana de septiembre, las cotizaciones eran las siguientes: 1,9 euros, 1,71 euros y 1,62 euros, respectivamente. Todos los precios son por kilo, al ser la unidad en las compras realizadas en los mercados agrarios.


Como se puede apreciar, apenas céntimos arriba o abajo, sin que aún se haya logrado el ansiado efecto del anuncio de la retirada de cosecha. A menor oferta, la teoría económica sentencia que suben los precios y, además, las empresas procuran hacer un acopio de producción para así esquivar encarecimientos futuros. De momento, nada.


Esta atonía del mercado la resaltan, asimismo, los técnicos de la Consejería de Agricultura. En el Boletín de Información Agraria, constatan una ligerísima variación al alza pero, comentan, no tan alta como la esperada por los olivareros. Es más, según añaden, incluso ha descendido la cantidad comercializada.


Las organizaciones agrarias ya advirtieron que la apertura de las licitaciones de retirada podría no tener los efectos deseados al coincidir con el arranque de la nueva campaña de recolección. En efecto, a estas alturas del año, las almazaras tratan de aliviar sus bodegas y dar salida a la producción almacenada para dar cabida a la próxima cosecha. Ésta se inicia en noviembre en las zonas más adelantadas, como es el caso de la sevillana comarca de Estepa, se generaliza en diciembre y se cierra a finales de enero o principios de febrero.
Por tanto, tal necesidad de comercializar el aceite de oliva guardado suele venir acompañada de una rebaja de las cotizaciones. A esto se suma que el llamado stock de enlace -es el excedente entre campañas- será holgado. Los cálculos de la patronal Asaja lo fijan en 400.000 toneladas, a partir de los datos del organismo nacional que centraliza las estadísticas del sector olivarero, la Agencia para el Aceite de Oliva, adscrita al Ministerio de Medio Ambiente.


Para hacerse una idea de su dimensión, el excedente equivale a casi un tercio de la producción española de oro verde en la última campaña, al tiempo que hay que tener en cuenta que la nueva cosecha repetirá los registros de las dos últimas. Así, el aforo para Andalucía realizado por los técnicos de la Consejería de Clara Aguilera habla para esta región de 1,13 millones de toneladas, siendo el tercer año consecutivo por encima del millón.


Aún se deconoce cuánto aceite se va a retirar. El máximo para toda la UE, 100.000 toneladas tan sólo para los aceites vírgenes -no los de menor categoría-. Esa cifra es insuficiente, a juicio de las organizaciones agrarias.

  • 1