Cofradías

"El acuerdo de la Madrugá es el que le presentaré al señor vicario"

Entrevista a Carlos Bourrellier. Presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías. A siete días del Cabildo de Toma de Horas, el máximo representante del Consejo da por cerrado el acuerdo de la Madrugá aunque reconoce que faltan las rúbricas de los hermanos mayores.

el 08 mar 2015 / 16:00 h.

TAGS:

El presidente del Consejo afronta su tercera Semana Santa al frente de la institución de la calle San Gregorio. / Fotos: Pepo Herrera El presidente del Consejo afronta su tercera Semana Santa al frente de la institución de la calle San Gregorio. / Fotos: Pepo Herrera A siete días del Cabildo de Toma de Horas, el máximo representante del Consejo da por cerrado el acuerdo de la Madrugá aunque reconoce que faltan las rúbricas de los hermanos mayores. Dos reuniones han bastado para poner de acuerdo a las seis hermandades tras meses de infructuosas sesiones de trabajo y la dimisión del delegado. El acuerdo ha llegado sobre la bocina. —¿Se puede dar ya por oficial el acuerdo bienal? —Sí, sí, desde el mismo momento en que nos estrechamos la mano tras la reunión del pasado martes. Son pequeños flecos los que ha habido que ir corrigiendo, fundamentalmente para que los diputados mayores de gobierno coordinen los horarios de los nuevos cruces. A falta de la rúbrica de todos los hermanos mayores -más que nada para asegurar los recorridos del segundo año- el acuerdo está hecho y es el que voy a presentar en el Cabildo de Toma de Horas al señor vicario. —¿Está garantizada la seguridad en el eje Francos-Cuna como reclama la Macarena? —La preocupación por la seguridad no es exclusiva de la Macarena, sino que la compartimos todos. No somos tan inconscientes para realizar una propuesta así si existiera el más mínimo riesgo. Hemos hecho la consulta oportuna a los responsables de seguridad de Sevilla y nos han trasladado que se pondrán los medios necesarios para garantizar la seguridad en todo momento. Es más, me han comentado que hoy por hoy es más complicado el Domingo de Ramos en Francos debido a la existencia de carritos, cosa que no existe en la Madrugá. La Policía afora la calle Santa Ángela de la Cruz cuando pasa la Macarena y no pasa nada. Si hubiera necesidad, se aforaría Francos sin más problemas. —¿En algún momento temió que la única solución sería el plan alternativo del Consejo?   —No. Ha sido muy fácil poner de acuerdo a los hermanos mayores, porque éstos sabían que si no se llegaba a un acuerdo se pondría en marcha el plan B. A mí me hubiera gustado llegar a una solución de un único año, pero de ese modo había hermandades que hacían un sacrificio importante y otras que no hacían ninguno. La verdad es que ha habido muy buena voluntad por parte de los hermanos mayores y es normal que cada uno haya intentado barrer para su casa. —¿Teme que el Jueves Santo eleve alguna protesta al adelantarse 20 minutos el comienzo de la Madrugá? —Estoy seguro de que no. Ellos me transmitieron su preocupación por el adelanto de la Madrugá y comparto sus planteamientos. He intentado por todos los medios que no se adelantaran esos 20 minutos, lo que pasa es que los hermanos mayores de la Madrugá me han demostrado la necesidad de ese adelanto. De otra forma, Los Gitanos iba a llegar a las siete de la mañana a Campana, algo excesivo. Entiendo la preocupación de los hermanos mayores del Jueves Santo y puedo entender hasta su enfado, pero hay que mirar por la globalidad de la Semana Santa. —Mucha gente se pregunta por qué someter a la Madrugá a estos vaivenes si cuando expire el acuerdo se tomará como punto de partida la nómina de 2014. ¿Acaso la Madrugá ha llegado a tal grado de colapso que sólo acepta ya soluciones provisionales? —La Madrugá no va a tener ya una solución definitiva. Es imposible llegados a este número de nazarenos y de componentes en los cortejos. Y lo peor es que los cortejos siguen creciendo. Auguro que este crecimiento nos va a obligar a tomar en la Madrugá acuerdos a muy corto plazo. Soy partidario de que se repita el conteo cada vez que entre un nuevo Consejo, como muy tarde cada cuatro años, y también cada vez que un día lo solicite. Los datos del estudio de 2009 y los de 2013 no tienen nada que ver. —¿Está satisfecho, de forma general, con la adaptación de cada una de las jornadas a los datos de este estudio? —Estoy satisfecho en general, aunque también un poco triste porque creo que el Martes Santo podía haber hecho algún esfuerzo más. Entiendo las razones que esgrimen, lo que no quiere decir que las comparta. De todas formas, lo que no se ha arreglado este año… Lo que digo es que una solución hay que darle, mientras seamos nosotros los que podamos darle solución. —¿Salidas extraordinarias como las de la Hiniesta o Pasión estarían, a su juicio, justificadas? —Una hermandad con 450 años como la Hiniesta… Son 450 años incardinada en un barrio obrero y haciendo una labor pastoral durante todo el año, por no hablar de la labor que está haciendo con el comedor social del Pumarejo. Sé del interés y el cariño con los que la hermandad lleva trabajando desde hace tiempo. ¿Y qué decirte de Pasión? Creo que para salidas de este tipo habría que buscar soluciones. Entiendo que la Iglesia quiera poner un límite. Sevilla se pone a disposición de las hermandades en Semana Santa, pero durante el resto del año tampoco podemos estar ocupando la vía pública cada vez que queramos. Los cofrades debemos ser muy consecuentes. En los casos de la Hiniesta y de Pasión, a mí no me han consultado, pero si lo hicieran daría un sí rotundo. —El arzobispo anunció que los Obispos del Sur preparan unas Normas para Hermandades y Cofradías aplicables a todas las diócesis andaluzas. ¿Qué juicio le merece? —Los cofrades debemos acatar todo lo que dimane de nuestro pastor. Pero yo difiero, no estoy de acuerdo. En mi humilde opinión, creo que cada provincia tiene su idiosincrasia. No creo que el problema de Jaén sea el mismo de Sevilla, aunque en un 80% puedan ser similares. Hay particularidades que se deberían de estudiar independientemente para cada una de las provincias. Reivindico que cuando vayan a salir las Normas en Sevilla recojan nuestas particularidades. —¿Mejorará la asignación económica de las hermandades de vísperas?   —Se creó una comisión económica para estudiar este asunto y para que no volviera a salir más en los plenos ni en las asambleas. Los estatutos ya recogen un porcentaje para estas hermandades, pero vamos a intentar subirlo un poquito. No tendría razón de ser que se equipararan a las hermandades que van a la Catedral, pero estas hermandades de vísperas están realizando una labor muy importante en sus barrios y sus necesidades son, poco más o menos,  las mismas de las que salen en Semana Santa. Además, si queremos que crezca su patrimonio tendremos que ayudarlas. Intentaremos llegar a un acuerdo. —El arzobispo le ha declarado públicamente su admiración y gratitud por su incansable trabajo… —Yo también le tengo un cariño enorme al señor arzobispo. Cada vez que he hablado con él me ha demostrado su cariño y su amistad y cada vez que lo he necesitado, he tenido su apoyo y respaldo. Las personas que conocemos de forma más cercana al arzobispo sabemos de su bondad. Es un hombre cariñoso, amable y si te puede ayudar en algo, lo hace sea como sea. —Después de Semana Santa a este Consejo le quedará poco más de un año por delante. ¿Algún proyecto en cartera?    —Sin desatender la organización de la Semana Santa, estamos preparando el IIICongreso Nacional de las Juventudes Cofrades que se celebrará en Sevilla los días 6, 7 y 8 de noviembre. Vendrán más de mil jóvenes de toda España a participar de ese congreso, donde tendremos de todo: conferencias, mesas redondas, visitas a los distintos museos de las hermandades, habrá días de puertas abiertas y haremos distintos recorridos en Triana, la Macarena y el Centro con estos jóvenes para que puedan conocer  los tesoros de nuestras hermandades. Tendremos bandas de música, exposición de artesanos, bordadores... —¿Cómo marchan las obras de la capilla de Santa María de Jesús? —Gracias a Dios las hemos terminado ya. Estamos penidentes nada m s de la iluminación artística, para cuya instalación hemos firmado un convenio con la Fundación Endesa. Mi intención, si se puede llevar a cabo el tema de la instalación eléctrica, es inaugurarla dentro de la Cuaresma. El señor arzobispo se ha comprometido a poner un sacedorte para dar misas. La inteción es que esté abierta durante toda la mañana para que el turismo que transita por la zona y los sevillanos podamos conocer la joya que tenemos en esa capilla. Me gustaría que podamos tener allí una serie de enseres cofradieros de manera que la apertura permanente de la capilla no suponga un coste para las hermandades sino que se pueda autofinanciar. Me gustaría exponer al Santisimo los juevesy tener misas los sábados y los domingos. Quiero poner en valor una joya que está de espaldas a los sevillanos. Es más, yo la ofrezco a todos los cofrades para los que quieran casarse en ella, hacer la comunión de sus niños o celebrar alguna misa. La capilla es de todos los cofrades y de todos los sevillanosy la obra que se ha hecho ha quedado muy digna. Este año que nos queda también afrontaremos la gran obra pendiente en la sede del Consejo, un edicifio muy antiguo que requiere de mejoras, incluido un ascensor. —Después de Semana Santa, se desatará la carrera electoral en San Gregorio. ¿Tiene pensado si optará a la reelección en junio de 2016?   —Pensado sí, pero no decidido. Algunas veces me planteo que si me encuentro con fuerza y con proyectos, a lo mejor doy el paso adelante, pero si no cuento con esas cosas ni con el apoyo de mis leales colaboradores, ni me lo plantearía.

  • 1