jueves, 17 enero 2019
01:21
, última actualización
Economía

El acuerdo pesquero para 2012 no consuela a los barcos gaditanos

La UE cede en sus pretensiones y aumenta un 10% la cuota de anchoa en el Golfo de Cádiz y mantiene la de merluza.

el 17 dic 2011 / 08:58 h.

El acuerdo pesquero que lograron cerrar los ministros de Pesca de la Unión Europea en la madrugada del sábado, tras más de 18 horas de negociaciones, para el reparto de las posibilidades pesqueras de la flota comunitaria en 2012 tuvo ayer una acogida agridulce en España. Satisfacción para los pescadores del norte que, frente a las perspectivas de perder cuotas en la merluza, vieron cómo éstas se mantienen. Y desconsuelo para los de la Cofradía de Barbate, que valoran como una medida "para callar bocas" el aumento del 10% del cupo de anchoa en el Golfo de Cádiz, frente a la reducción del 15% que pretendía Bruselas.

Es parte de la respuesta que la UE ha dado para compensar el varapalo sufrido por la flota española -sobre todo gaditana- tras el rechazo del Parlamento europeo a la prórroga del acuerdo de pesca con Marruecos tras nueve meses de vigencia. Pero en Cádiz no convence para nada.

Los pescadores de la Cofradía de Barbate tildaron de "insuficiente" el aumento del margen de pesca de anchoa en el Golfo de Cádiz, una iniciativa que, además, advierten de que puede llevar al "exterminio" de los recursos pesqueros en el caladero. Así lo manifestó a Europa Press el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barbate, Domingo Pacheco, tras conocer el acuerdo que, según la ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, Rosa Aguilar, responde a la "sensibilidad" con la flota "más afectada por el punto final del acuerdo pesquero" con Marruecos.

Pacheco destacó el "descontento" de los pescadores barbateños, que consideran que ésta "no es la solución correcta" para su situación. "Pensamos que se trata más bien de una medida para callar bocas, pero nosotros no queremos agotar el Golfo de Cádiz, queremos un caladero sostenible y que se lleven a cabo las negociaciones para que podamos retomar la pesca en las aguas de Marruecos", apostilló.

Actualmente son más de 300 los barcos que actúan en la zona del Golfo de Cádiz y un incremento de las posibilidades de pesca terminará por agotar los recursos pesqueros. "Estamos muy desconcertados y cansados de que nos cambien continuamente las reglas del juego", lamentó José Manuel Martínez, miembro de la Junta General de la Cofradía, quien subrayó la necesidad de que "se informe a los principales afectados, que son los pescadores, de cómo está la situación del Golfo".

Mientras tanto, en Huelva el sentimiento es el contrario. Del pacto de la UE se benefician en esa provincia 150 barcos de arrastre y otros 50 de cerco, que tienen su caladero habitual en el Golfo de Cádiz.

El acuerdo pesquero, además del incremento del 10% en el cupo de anchoa, supone un aumento del 500% para la bacaladilla en aguas europeas y de un 800% en aguas del sur. El Gobierno valoró los incrementos como algo "extraordinariamente importante", según la ministra en funciones, Rosa Aguilar, porque subsana un "error" de la UE, que en 2011 aplicó un recorte del 93% en esta pesquería y permite a la flota española recuperar cuotas equivalentes a "los mejores momentos", es decir, a cifras de 2009-2010.

El reparto consensuado por la UE mantiene para el caladero nacional los incrementos de capturas para rape (110%), gallo (8%) y merluza (15%). Así, se mantienen las 55.105 toneladas de merluza del norte asignadas en 2011, de las que 15.450 toneladas serán para los barcos españoles.

Otro de los recursos de interés para España es el jurel del Cantábrico y aguas occidentales. Bruselas apostaba por aplicar un recorte, pero el Gobierno consideraba que debían aumentarse un 14,7%. Los Veintisiete resolvieron una rebaja del 0,5% en espera del plan de gestión para el jurel que lleva bloqueado casi dos años en la Eurocámara.

Aguilar consideró que el pacto final es "un buen acuerdo" para España porque "satisface sus demandas", después de que la CE haya aceptado "modificar sustancialmente" sus planteamientos iniciales. El texto, dijo la ministra española, es producto del "sentido común" y contribuirá a "construir futuro" en el sector de la pesca.

La comisaria del ramo, Maria Damanaki, no tuvo más remedio que renunciar a parte de sus demandas más ambiciosas tras la presión de los Estados, incluida la de aplicar reducciones automáticas de entre el 15 y el 25% para aquellas pesquerías para las que no se dispusiera de datos científicos suficientes y creíbles.

Rosa Aguilar: "Las pérdidas superan los 30 millones"

La ministra en funciones de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, precisó ayer que los daños a los pesqueros españoles por el veto de la UE al acuerdo de pesca con Marruecos superarán los 30 millones de euros, en lo que catalogó como una "valoración inicial".

En este sentido, Aguilar aseguró que el Gobierno en funciones no solo ha solicitado un resarcimiento de daños por la anulación del acuerdo, sino que también ha exigido un "mandato inmediato" para suscribir un acuerdo "urgente" con Marruecos para la recuperación de los caladeros.

"España ha solicitado con firmeza un resarcimiento de daños a la UE para que responda de forma inmediata por el veto de Bruselas", explicó la ministra.

Los ecologistas tachan el pacto de "oportunista"

La ONG WWF tildó ayer de "oportunista" el acuerdo sobre cuotas para 2012 alcanzado, al considerar que Bruselas ha optado por una estrategia "cortoplacista" que no garantiza la conservación ni la viabilidad de la flota.

"Decisiones como el abandono del plan de gestión del arenque del Mar del Norte son una mala señal hacia el proceso de reforma de la Política Común de Pesca", lamentó el responsable de Pesca WWF España, Raúl García.

En este sentido, García reivindicó que es política debe garantizar la sostenibilidad de los recursos marinos e industria pesquera europea, al tiempo que censuró que los argumentos científicos sólo fuera utilizados por los ministros europeos de forma "oportunista".

  • 1