Local

El acusado de atropellar a una joven dice que no paró porque creía haber golpeado un retrovisor

el 16 sep 2011 / 12:05 h.

TAGS:

Javier Gómez Avila, para quien la Fiscalía de Sevilla pide nueve  años de cárcel por atropellar mortalmente con su vehículo en  noviembre de 2010 a Silvia Reyes, de 20 años de edad y domiciliada en  Olivares, en las proximidades de una discoteca ubicada en la zona de  Tablada, ha admitido este viernes que en las horas previas al  siniestro bebió "cinco o seis copas" y que cuando tuvo lugar el  atropello circulaba a 20 kilómetros por hora, asegurando que no paró  porque creía haber golpeado a un retrovisor, no a una persona.  

Durante la celebración del juicio este viernes en el Juzgado de lo  Penal número 5 de Sevilla, el procesado ha negado que quisiera darse  a la fuga y ha insistido en que no paró en el momento de los hechos  porque no vio el momento exacto del impacto y creía haberle dado a un  retrovisor o haber pisado "algo", aseverando que "si hubiera sido  consciente de que era una persona, hubiera parado". Así, ha subrayado  que "sintió un porrazo, pero no pensaba que fuera una persona".  

De su lado, el joven que iba de copiloto en el vehículo conducido  por el acusado, Manuel S.L., ha asegurado que el imputado "hizo un  par de amagos como de pillar o atropellar a gente", y fue en el  tercero de estos "amagos" cuando se produjo el atropello mortal de  Silvia Reyes, agregando que, una vez se produjo el impacto, le dijo  hasta en tres ocasiones que "parara", pero no lo hizo y siguió  adelante. "Me dijo que no dijera nada, que él lo pagaba todo", ha  apostillado.  

  • 1