Local

El acusado de provocar el atropello mortal en Carrero Blanco niega que persiguiera a la víctima

J.A.P. asegura que simplemente “se defendió de los ataques” proferidos supuestamente por el grupo del atropellado.

el 12 abr 2010 / 16:01 h.

TAGS:

El joven acusado de amenazar en 2008 en un botellón que tenía lugar en el barrio de Los Remedios a un menor de 17 años, quien “presa del pánico” huyó corriendo del lugar de los hechos y fue atropellado mortalmente en la avenida de Carrero Blanco por un turismo que no pudo evitar el golpe, negó hoy que persiguiera a la víctima.

En este sentido, fuentes del caso informaron a Europa Press de que, durante la celebración hoy lunes del juicio en el Juzgado de lo Penal número 13 de Sevilla, que finalmente no ha quedado visto para sentencia, el imputado dijo que su grupo de amigos “se limitó a defenderse de los ataques de la pandilla de la víctima”, por lo que “en ningún momento persiguió” al menor de 17 años de edad.

Al hilo de ello, las mismas fuentes informaron de que, de las declaraciones realizadas hoy por miembros de la pandilla de la víctima, se concluye que el acusado “persiguió a la víctima con una botella en la mano, y cuando estaba a punto de darle alcance, la víctima tuvo que saltar una valla, momento en el que fue alcanzado por un turismo”, al tiempo que precisaron que el juicio proseguirá el próximo miércoles con las declaraciones de un testigo y dos peritos.

Según el relato de la Fiscalía, los hechos ocurrieron sobre las 4,00 horas del 25 de octubre de 2008, cuando “diversos grupos de jóvenes” se encontraban de ‘botellón’ en las inmediaciones del Club Náutico de Sevilla, próximo a la avenida de Carrero Blanco. Así las cosas, en un momento de la noche dos jóvenes se acercaron a otro grupo “pidiendo un cigarro”, lo que provocó “un enfrentamiento verbal entre ambos grupos”, si bien no tuvo mayores consecuencias en aquel instante.

No obstante, prosigue el fiscal, más tarde, el grupo en el que se encontraba el ahora fallecido se marchó del lugar del ‘botellón’ hacia una parada de autobús, donde los jóvenes se encontraron de nuevo con los individuos con los que poco tiempo atrás habían discutido, iniciándose una pelea “con botellas de cerveza” en la que resultaron lesionados dos amigos de la víctima, aunque no se ha determinado quien causó tales heridas.

Durante la pelea, el hoy acusado, J.A.P. supuestamente “lanzó un golpe con su botella al brazo de otro amigo del fallecido, que le provocó heridas en un brazo que tardaron en sanar 89 días. Todo esto ocurrió en presencia del menor de 17 años, “que al ver lo sucedido a su amigo y presa del pánico, por la agresividad que mostraba el acusado y su grupo, emprendió la huida, siendo perseguido” por el acusado.

El menor llegó corriendo a la avenida Carrero Blanco, donde su perseguidor le seguía con una botella en la mano a “escasos metro y medio o dos metros”, lo que provocó que no tuviera “mas opción” que atravesar la avenida y, “como ni aún así el acusado cejaba en su persecución y viéndose alcanzado al llegar a los ‘quitamiedos”, “no tuvo más remedio que saltar por encima de ellos”, cayendo delante de un turismo que pasaba por la zona de forma correcta y que no pudo “evitar el golpe” que provocó la muerte del joven.

Por todo ello, el fiscal pide cinco años de prisión para el acusado, así como el pago de una indemnización a los padres de la víctima de 81.350 euros por el fallecimiento de su hijo y de 6.208 euros a un joven amigo de la víctima que fue agredido en el transcurso de aquella noche.

Por otro lado, la familia de la víctima pide seis años de prisión para el acusado de provocar el atropello mortal. Así, la acusación particular ha calificado los hechos como constitutivos de un delito de homicidio imprudente -tres años- y otro de lesiones -tres años-. Además, pide 52.125 euros para la madre del fallecido y 18.955 euros para cada uno de los dos hermanos del menor.

  • 1