sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

El acusado de violar a su mujer dice que ella lo obligó a hacerlo

El hombre, según el fiscal, afirmó que ella estaba "obligada por Dios".

el 22 jun 2010 / 14:39 h.

TAGS:

Un hombre acusado de amenazar, agredir y violar "por estar obligada a los ojos de Dios" durante once años a su esposa, M.S.R., estando ésta embarazada, defendió ayer que fue ella quien lo forzó contra su voluntad a mantener relaciones sexuales, y en una de estas ocasiones se quedó en estado, lo que les llevó a casarse en el año 2000.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial acogió ayer la celebración de la primera jornada del juicio contra J.F.V., de 44 años y para el que el Ministerio Público solicita 52 años y ocho meses de prisión y 60.000 euros de indemnización, mientras que su defensa solicita la libre absolución.
Durante su declaración, el encartado negó todos los hechos que se le imputan y llegó a asegurar que el matrimonio se produjo porque ella lo forzó a mantener relaciones sexuales.

"Estando yo dormido, se subió encima mía sin yo quererlo y, a consecuencia de eso, se quedó embarazada", aseveró. Según el acusado, ella amenazó con abortar, lo que llevó a que ambos se casaran.

Tras negar uno por uno los hechos que le imputa la Fiscalía, puso de manifiesto que su ex mujer "es una persona celosa y posesiva, lo que llevó a que perdiera todos mis amigos", al tiempo que indicó que era ella "la que quería tener muchos hijos, por lo que me forzaba para tener sexo".

Tras el acusado, prestó declaración a puerta cerrada la víctima, quien ratificó los hechos. La abogada de la víctima, Amparo Díaz, manifestó, minutos antes de dar comienzo el juicio, que este caso "es un ejemplo claro de que la Administración de Justicia no regala nada a las mujeres que sufren malos tratos".

Díaz apuntó que este tipo de víctimas merecen un "respeto y consideración" por parte de toda sociedad. "Mi clienta tardó dos meses en recuperar a sus hijos porque tuvo que salir corriendo de su casa para no sufrir malos tratos", añadió.

"inmadura e inestable". Según relata el Ministerio Público en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, el acusado es una persona "emocionalmente inestable, inmaduro, desconfiado y suspicaz, con incapacidad de empatía, con pocas habilidades sociales, inflexible y con pensamiento dominado por ideas religiosas", añadiendo que, desde el inicio de la relación, sometió a la víctima a "continuos actos de maltrato, primero psicológico y luego físico".

El fiscal manifiesta que el procesado "llegó incluso a obligar a su esposa a mantener relaciones sexuales contra su expresa voluntad", todo ello "como forma de control y dominación hacia ella", y señala que esta actitud del acusado dio lugar a que su mujer tuviera que acudir a un psiquiatra y a estar de baja laboral, interponiendo la preceptiva denuncia el 28 de noviembre de 2005.

Entre los actos del acusado, el fiscal relata que llevaba a cabo "conductas de control y aislamiento, impidiéndole una normal relación con familiares, amigos o compañeros de trabajo, a los que descalificaba con expresiones como gentuza", mientras que también "llamaba continuamente en horario de trabajo a su pareja, controlándole los horarios".

De igual modo, en presencia de los hijos ha proferido contra la víctima distintos insultos y era "habitual" que "tirara objetos de la casa contra la esposa o que rompiera mobiliario".

  • 1