Local

El acusado de violar y matar a una anciana jura "por Dios" que no lo hizo

El acusado de violar y matar a una anciana de 82 años en Dos Hermanas negó ayer en el juicio que fuera el autor de los hechos. El hombre, de 47 años, vivía en casa de la víctima, junto con otras personas sin hogar, y afirmó que dos días antes de su fallecimiento había abandonado el domicilio.

el 15 sep 2009 / 01:03 h.

TAGS:

El acusado de violar y matar a una anciana de 82 años en Dos Hermanas negó ayer en el juicio que fuera el autor de los hechos. El hombre, de 47 años, vivía en casa de la víctima, junto con otras personas sin hogar, y afirmó que dos días antes de su fallecimiento había abandonado el domicilio.

"Juro por Dios que no le agredí. Nunca podría poner una mano encima a una anciana". Así, se expresó ayer en el primera sesión del juicio, que se celebra en la Audiencia Provincial de Sevilla, el único acusado de violar y estrangular a una mujer de 82 años en Dos Hermanas, el 3 de abril de 2007. El procesado, J.C.C., explicó al tribunal que vivía con la víctima por mediación de una mujer, con la que mantenía una relación y que también tenía su domicilio en la vivienda de la anciana, además de otros indigentes a los que acogía. "Me quedaba con ella, la ayudaba y cuidaba porque tenía experiencia de mis padres", señaló.

El presunto autor, que se enfrenta a 30 años de prisión, negó que hubiera mantenido relaciones sexuales con la víctima, Bienvenida, y que la agrediera con anterioridad a los hechos. Según los vecinos y el propio sobrino de la mujer, ésta presentó en varias ocasiones moretones en la cara, aunque nunca desveló quien la golpeó. Sólo en una ocasión le dijo a una vecina que se lo había hecho "la gente que entran aquí".

Además, aseveró que "dos días antes de su muerte" ya se había marchado del domicilio.

J.C.C., de profesión fontanero, reconoció que "era adicto al alcohol", que algunas veces ingería "cocaína", y que incluso había intentado dejarlo. De hecho, el dueño del bar donde los compañeros de convivencia de Bienvenida solían acudir afirmó que "iban a jugar al dominó y bebían mucho". Asimismo, el acusado negó que le robara un colgante de oro a la anciana, pues afirma que se lo había regalado y que lo vendió "por 10 euros" al dueño del bar "como prenda por una consumición", lo que fue confirmado por éste. La vista continúa hoy con la declaración de los forenses y peritos.

  • 1