miércoles, 14 noviembre 2018
01:32
, última actualización
Local

El acusado por el crimen del 'botellón' defiende su inocencia y culpa a otro de la muerte

el 04 may 2012 / 14:51 h.

TAGS:

El abogado de Oscar Riquelme, el hombre acusado de matar de una  puñalada a Francisco José Guerrero, de 23 años, en un 'botellón'  celebrado en Sevilla el 25 de marzo de 2011 con motivo de la Fiesta  de la Primavera, ha defendido este viernes su inocencia, ya que, como  expone en su escrito de defensa, el culpable de la muerte sería otra  persona que "vestía una camiseta rosa" y a la que incluso llegó a  identificar con nombre y apellidos durante la fase de instrucción.  

Y es que la Audiencia Provincial de Sevilla ha acogido en la  mañana de este viernes la constitución del jurado popular que  enjuiciará al procesado, que ha quedado compuesto finalmente por seis  mujeres y tres hombres, así como las alegaciones previas de la  Fiscalía, la acusación particular que ejerce la madre del fallecido y  la defensa de Oscar Riquelme, en prisión provisional  

El Ministerio Público pide para el acusado 13 años de cárcel y el  pago de una indemnización de 150.000 euros a favor de la madre de la  víctima por un presunto delito de homicidio, mientras que la  acusación particular considera que los hechos son constitutivos de un  delito de asesinato y solicita 20 años de prisión y el pago de  109.753,56 euros para la madre de la víctima y de 19.955,19 euros  para su hermano de 12 años de edad. De su lado, la defensa pide la  libre absolución de su patrocinado.  

"LE DESGARRO EL CORAZON"

De este modo, la fiscal ha expuesto que, el día de los hechos, se  originó una "pelea" entre dos grupos de jóvenes después de que le  rajaran una rueda al vehículo del primo de la víctima, tras lo cual  el acusado, "que no conocía de nada" al fallecido, sacó una navaja  "de grandes dimensiones" y apuñaló a Francisco José "de una forma tan  certera y brutal que le desgarró prácticamente el corazón",  provocándole una muerte "casi inmediata".  

"Estaban frente a frente y el acusado le clavó la navaja con la  voluntad de matarle", según ha dicho la fiscal, quien ha señalado  que, en su declaración en la vista oral del próximo lunes, el  imputado "tiene derecho a mentir, a decir que los burros vuelan",  recordando en este punto que durante la fase de instrucción declaró  en dos ocasiones "y dijo cosas completamente distintas".

En la primera de ellas, de 11 de abril de 2011 -día que entró en  prisión provisional-, el acusado "reconoció su presencia" en el  lugar de los hechos y llegó a afirmar que vio a la víctima en el  suelo, por lo que de manera "voluntaria" ayudó a meterlo en el coche  que lo llevó al hospital, mientras que el 2 de junio "cambió  sustancialmente su declaración y dijo que había presenciado el  apuñalamiento y que vio" a otra persona acabar con la vida del  fallecido.  

LA TESTIGO PROTEGIDO

"No hay una sola prueba para sentar en el banquillo a esta  persona" citada por el procesado, ya que contra él "sólo existe la  declaración del imputado, que para quitarse el muerto le echa el  marrón", punto en el que ha referido que una testigo protegido a la  que se enseñó una fotografía de esta persona "no la reconoció" como  que había estado en el lugar de los hechos.  

La fiscal ha señalado que esta testigo protegido "fue la única  persona que presenció el apuñalamiento, identificó al acusado tanto  en la Policía como en el Juzgado y llegó a escenificar cómo fue todo,  cómo la mano del 'Gordo' -como se conoce al procesado- extendió la  navaja y apuñaló" a Francisco José Guerrero. Un segundo testigo que  también comparecerá en el juicio, R.B., "dijo ante la juez que vio al  acusado manipulando y abriendo y cerrando" una navaja "de grandes  dimensiones".  

Este segundo testigo "también dijo", al ver una fotografía, que la  persona a la que el acusado culpa del crimen "no estaba presente" en  el lugar. "Si la juez y la fiscal hubiéramos tenido la más mínima  duda sobre la autoría, habríamos seguido investigando hasta el fondo  y no estaríamos aquí, sino en otro juicio con otras personas sentadas  en el banquillo", ha finalizado.  

ALEVOSIA

De su lado, la abogada de la acusación particular ha defendido  que, en el crimen, concurrió la agravante de alevosía ya que el  procesado apuñaló a la víctima en el corazón "por sorpresa" y sin que  ésta tuviera posibilidad de defenderse, por lo que "su ánimo fue el  de matar", añadiendo que "hay pruebas suficientes contra el acusado,  testigos directos de los hechos". Así, ha dicho que en el sumario  "aparece el nombre del 'Gordo' unas 9.000 veces".  

Por último, el abogado de Oscar Riquelme, que ha mostrado su  "solidaridad" con la familia del fallecido, ha dicho confiar  "plenamente" en la inocencia de su cliente, ya que "existen  muchísimas contradicciones en la instrucción y en las testificales",  punto en el que ha aludido a la exposición "parcial" de los hechos  realizada por la fiscal, ya que, en primer lugar, la segunda  declaración del acusado "fue una ampliación" de la primera.  

A ello se suma, según el letrado, que la testigo protegido  nombrada por la Fiscalía "llegó a dudar en sede judicial" en si el  crimen lo había cometido Oscar Riquelme o el varón "de la camiseta  rosa", mientras que en un primer momento se imputó también a un menor  de 17 años de edad cuyo procedimiento ha sido archivado, de manera  que "las contradicciones existen, el asunto no está claro y, por  ello, hay muchísimos indicios que llevan a la inocencia" de su  patrocinado.  

APOYO DEL ABUELO DE MARTA Y DE LA MADRE DE LAURA CERNA

"El no reconoce los hechos, como ha ocurrido en otros casos  mediáticos que todos conocemos", ha agregado el abogado, quien ha  concluido su intervención diciendo que "no hay peor condena que la de  un inocente en prisión". El próximo lunes continuará el juicio con la  declaración del acusado y de los primeros testigos.  

A la primera jornada del juicio han acudido el abuelo de Marta del  Castillo, José Antonio Casanueva, y Sandra Cerna, madre de la  norteamericana que fue asesinada y descuartizada.  

  • 1