Local

El adiós de Cuevas

José María Cuevas, el hombre que ha gobernado durante 23 años la patronal de patronales, la CEOE, cedió el bastón de mando al empresario madrileño Gerardo Díaz-Ferrán, que venció en la pelea por la sucesión al presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero.

el 15 sep 2009 / 02:58 h.

TAGS:

José María Cuevas, el hombre que ha gobernado durante 23 años la patronal de patronales, la CEOE, cedió ayer el bastón de mando al empresario madrileño Gerardo Díaz-Ferrán, que venció en la pelea por la sucesión al presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero.

La salida de Cuevas, que padece problemas de salud, no es total -se queda al frente de la fundación- y abre varias incógnitas. Díaz-Ferrán, un hombre de la total confianza de Cuevas, maneja responsabilidades muy importantes en empresas, al contrario que su protector.

La lista es extraordinariamente larga: entre otros cargos, es presidente de Hotetur, Aebal (Líneas aéreas de Baleares), Air Plus Comet, Pullmantur, y Trapsa. Además, es vicepresidente de Viajes Marsans y Trapsatur, entre otras compañías. Y consejero de Spanair y Caja Madrid. Con actividades tan dispersas, el interrogante que se plantea es: ¿será capaz de tomar las riendas de una organización que exige dedicación plena?

La pregunta no es baladí y se la hacen personas muy influyentes en la cúpula patronal. Fue el eje central de los debates antes de la votación, que decidió la pelea entre Herrero y Díaz-Ferrán. Las cada vez más poderosas organizaciones territoriales levantarán la voz si no es capaz de tomar las riendas, como ya lo hicieron en la última etapa de Cuevas.

La patronal catalana amagó con un pulso y la candidatura de Herrero no le agradó en demasía. Los empresarios trabajarán unidos por sus objetivos, pero Díaz-Ferrán deberá demostrar ser el hombre adecuado para cargar con el legado de Cuevas, según algunos análisis.

En sus primeras declaraciones, lanzó un mensaje de solidaridad al empresariado vasco y navarro tras la ruptura de la tregua de ETA y tendió la mano a los sindicatos para seguir concertando políticas. La consigna: "No levantarse nunca de una mesa de negociación sin haber agotado la posibilidad de acuerdo".

  • 1