Deportes

El administrador judicial advierte al Betis

Juan Manuel Gómez Porrúa espera una llamada y una reunión en la que el Betis le dé la información que ha pedido. Y mientras tanto... "Una situación concursal sería peor que una intervención judicial", afirma.

el 13 sep 2010 / 21:44 h.

Rafael Gordillo, con El Mani y Curro Romero, ayer en Radio Sevilla.
El Betis se mueve entre la extraordinaria marcha del equipo que entrena Pepe Mel y las complejas relaciones que mantienen el consejo y los administradores que la jueza Mercedes Alaya designó para encargarse de las acciones de Farusa. Los tres, sobre todo Juan Manuel Gómez Porrúa y Rafael Gordillo, se quejan desde hace semanas de que el club no les facilita toda la información que le piden. El primero de ellos, el abogado mercantilista, obtuvo la semana pasada el compromiso del presidente del Betis, José León, de que lo llamaría ayer lunes para concertar una cita y proporcionarle esa información. Y no es que se reabra el lío, pero sí hay contradicciones: según Gómez Porrúa, esa llamada no se produjo; según fuentes de la entidad, sí, y el resultado es que la próxima semana volverán a reunirse cara a cara para poner a disposición de los administradores "el sinfín de cosas que han pedido", según afirma un miembro de la entidad.

"Jaime Rodríguez Sacristán nos mandó un burofax en el que nos decía que nos habían dado toda la información, pero seguimos sin tener información financiera o económica de la entidad. No creo que nadie pueda seguir riéndose indefinidamente de la justicia. Hay gente que se ha reído del Betis, del beticismo y de la justicia, pero mayores torres han caído", advierte Gómez Porrúa. Uno de los datos que han pedido de manera reiterada y que el club, según ellos, les ha negado con la misma reiteración es el certificado de que Luis Oliver y Ángel Vergara eran accionistas, un requisito indispensable para que se convirtiesen en consejeros por cooptación. Y una de las excusas más recurridas del consejo es que el economista, Carlos Ruiz de Huidobro, estaba de vacaciones. Gómez Porrúa revela que él se lo presentó a León el mismo día que el economista aceptó su nombramiento ante la jueza, a finales de agosto.

Los administradores evalúan ahora todas las medidas a su alcance para adelantar la junta de accionistas del 30-N. Gómez Porrúa no se cree que esa asamblea se celebre: "Hablamos de un consejo que ya desatendió un requerimiento judicial, con seis o siete consejeros que se comprometieron a convocar una junta lo antes posible. Estoy seguro de que llegará el veintitantos de septiembre, cuando tengan que anunciarlo, y ese anuncio no se publicará", se teme.

El abogado también replica a Oliver y su advertencia de que "el Betis no subirá si es intervenido". "El Atlético, intervenido, bajó y subió. Más peligrosa sería una situación concursal en la que los jugadores empiecen a tener problemas con sus salarios", indicó Gómez Porrúa. Los administradores, dicho sea de paso, ya han transmitido "tranquilidad" a la plantilla a través de sus capitanes. Sus próximas gestiones serán hablar con las peñas y los Béticos Veteranos. Todo con tal de "que el consejo dé su brazo a torcer" y se avenga a darles lo que quieren: la información económica del club y una junta de accionistas antes del 30 de noviembre.

  • 1