domingo, 17 febrero 2019
07:30
, última actualización
Local

El ADN da la razón al vecino de Écija que reclamaba una herencia millonaria

Rafael Rebollar ya es legalmente Rafael Ostos. Este vecino de Écija, de 68 años de edad, puede ya usar el apellido de su padre biológico porque un juzgado de Sevilla le ha reconocido como hijo legítimo tras una rocambolesca reclamación de más de seis años que ha incluido una exhumación de restos humanos para probar la filiación de Rebollar con el que un juez sentencia que es su padre.

el 27 jul 2010 / 13:42 h.

TAGS:

Y hasta esa exhumación, realizada a finales de febrero de 2009, ha tenido algo de rocambolesco porque se llevó a cabo sobre los restos de un tío del demandante, ya que su padre fue incinerado cuando murió, hace siete años. La prueba ha resultado determinante en la conclusión del caso, tal y como reconoce Fernando Osuna, abogado del reclamante. "Así lo refleja la sentencia", afirma el letrado, que, no obstante, apunta que "varios testigos afirmaron que era vox populi que este hombre era hijo ilegítimo de quien decía ser, y también está el gran parecido físico entre ambos, que todos destacan".

La sentencia que permite a Rebollar usar el apellido Ostos es "un hecho importantísimo", reconoce Osuna. "Es la conclusión a una lucha muy grande y a un proceso larguísimo, que empezó en 2004 y en el que ha habido muchísimas incidencias y ha sido muy enconado", recuerda.

Para exhumar el cuerpo hubo que esperar la decisión de un juez y la resolución de las apelaciones de la viuda del exhumado José Ostos, tío del reclamante, que murió hace 18 años. A partir de ahora, y con su cliente reconocido judicialmente como hijo de un millonario propietario de Écija, Fernando Osuna avanza que empieza ahora el proceso para reclamar la parte de la herencia que su cliente opina que le corresponde como hijo legítimo. Rebollar no heredó por haber nacido fuera del matrimonio, hijo del que ahora se le reconoce como padre, y de una empleada que trabajaba en la casa de éste. Su padre, "un labrador con muchas tierras, gran capital", según Osuna, "se negó siempre a reconocerlo como hijo y a ayudarle económicamente".

"Toda la herencia la tiene su hermana y se niega a compartirla con él", dice el abogado, que afirma que ahora litigará por que su cliente pueda disfrutar de parte de la misma, "porque tiene derecho a disfrutar de la estricta legítima", concepto que Osuna estima en 1,5 millones de euros. La herencia puede sumar diez millones de euros.

La sentencia le faculta a llevar como primer apellido el de su padre, los derechos hereditarios y obliga a pagar las costas del juicio a la hermana. Según su abogado "está nerviosísimo. Es un hombre de pocos recursos", apunta el abogado, "que para ganarse el pan se tuvo que ir a Barcelona". Ahora, a su vejez, podría disfrutar de una herencia que le fue negada toda su vida.

 

  • 1