Local

El ADN sevillano de los leones

El Metal recuerda que el símbolo de las Cortes se fundió en Sevilla

el 15 feb 2011 / 18:54 h.

TAGS:

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, recibió ayer del presidente de Federación de Empresarios del Metal de Sevilla (Fedeme), Eusebio Gallego, una pequeña réplica conmemorativa de la fundición de los leones de las Cortes, que se moldearon en la Fábrica de Artillería de Sevilla en 1865.

Fedeme, que también entregó una placa del XXXV aniversario de la constitución de la organización empresarial, mostró así su intención de "estrechar los lazos de los metalúrgicos sevillanos con el Congreso, ya que la fundición de los leones fue obra de trabajadores del metal de Sevilla".

Bautizados como Daóiz y Velarde y conocidos popularmente en Madrid como Benavides y Malospelos, los leones custodian la entrada principal del Congreso de los Diputados desde 1872. Están realizados en bronce y tienen un peso de 2,6 y 2,2 toneladas. Los originales empleados para fundirlos, que se hicieron en yeso y pesan una tonelada cada uno, se quedaron en Sevilla y en 2009 fueron trasladados a la entrada de la antigua Capitanía General, hoy sede de la Fuerza Terrestre, donde lucen con un aspecto idéntico a los de bronce, ya que los cubre una capa de pintura que simula este metal.

Sobre ellos se montaron los moldes, compuestos por de 2.276 piezas -26 para los ojos y sus cuencas, 34 para las orejas, 91 para la boca y el resto para el resto de las figuras-, que sirvieron para la fundición de los leones de las Cortes. Las esculturas, diseñadas por Poncio Ponzano, costaron 99.911,22 pesetas -600 euros-, a las que se añadieron otras 7.500 con que la Cámara gratificó a los obreros de Sevilla que los realizaron. Los que no cobraron fueron los artilleros, a pesar de que fue el empeño del Cuerpo de Artillería el que evitó que las piezas fueran fundidas en París, como se había previsto en un principio, y logró que el encargo recalara en Sevilla.

De todo este proceso pudieron charlar ayer con el presidente del Congreso los representantes de Fedeme, que calificaron a los dos leones como "símbolos de nuestra democracia".


Más allá de esta encomienda, el presidente de Fedeme quiso resaltar la importancia que la Fábrica de Artillería de Sevilla tuvo en aquella época en la economía de la provincia, ya que "se considera el germen en torno a la cual se desarrolló el sector industrial sevillano". Junto al resto de industrias y talleres sevillanos, crearon escuelas de formación y pusieron las bases de las empresas siderometalúrgicas que hoy día forman el gremio del metal.

La Federación de Empresarios del Metal de Sevilla (Fedeme) recogió esa tradición al constituirse hace 35 años, como continuadora de la anterior Unión de Empresarios del Metal que representaba a la tradicional industria metalúrgica de Sevilla.

"Hace siglos es una realidad la vinculación de Sevilla a la industria militar: desde la Real Fundición de Cañones y la Maestranza de Artillería, pasando por la Pirotecnia Militar y la Fábrica de Fusiles en el siglo XIX, hasta llegar, ya en el siglo XX, a la Hispano Aviación y Construcciones Aeronáuticas, pioneras de la industria aeronáutica actual", recordó ayer la patronal.

  • 1