Economía

El ágora del conocimiento

Encode mantuvo su intensidad. Con una plataforma circular a modo de plaza pública como escenario, este foro mundial de debate no estuvo en ningún momento descafeinado y los expertos invitados aprovecharon bien su tiempo para hacer diana en las amenazas de la sociedad.

el 14 sep 2009 / 21:03 h.

Encode mantuvo su intensidad. Con una plataforma circular a modo de plaza pública como escenario, este foro mundial de debate no estuvo en ningún momento descafeinado y los expertos invitados aprovecharon bien su tiempo para hacer diana en las amenazas de la sociedad.

Terrorismo, cooperación internacional, desigualdad social y cambio climático. Estos fueron los principales temas llevados a debate durante dos intensos días en el marco del segundo encuentro Encode que acogió el Palacio de Exposiciones y Congresos de Málaga los pasados días 29 y 30 de noviembre. La Nobel de la Paz Rigoberta Menchú y el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, fueron dos de los líderes mundiales que se dieron cita en este foro mundial que estuvo centrado en el ciudadano y que también contó en su lista de invitados con el músico Bob Geldof.

Precisamente fue este antiguo rockero y promotor de los conciertos solidarios Live Aid en encargado de levantar el telón del encuentro. Después de que el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, inaugurara oficialmente el evento ante 1.600 personas y re refiriera a Andalucía como una tierra abierta y dispuesta a progresar, Geldof, entre salto y salto sobre el escenario, apostó por la "capacidad autocrítica" de la sociedad como llave de la innovación, el progreso y la tecnología.

"Todos los ciudadanos tenemos derecho a la ciencia y la tecnología, son patrimonio universal, pero deben estar al servicio del respeto, de la sociedad y de la dignidad, no para imponer políticas globales ni para acallar a la población". Estas palabras no eran ya de Geldof sino de la Nobel Rigoberta Menchú, que participó en la plaza pública de ponencias. Fue su sentenciosa denuncia y también el reflejo de uno de los grandes desafíos para los gobiernos actuales: la doble cara de las nuevas tecnologías. Internet ha abierto una ventana de progreso y futuro para muchas regiones, pero este salto tecnológico también ha condenado a la desigualdad a quienes no tienen acceso a la innovación y apenas viven para sobrevivir.

Fueron largas horas de reflexión en las que se pusieron sobre la mesa muchos temas candentes y en las que no tardaron en saltar las preguntas y respuestas en torno a una evidente realidad: existen dos mundo diferenciados y sociedad del conocimiento abre una nueva brecha de desigualdad entre ambos. Ante esto, Menchú abogó por la "humanización de los avances del conocimiento" y la participación ciudadana en los cambios políticos y tecnológicos para salvar las desbordantes diferencias entre el poder adquisitivo y la calidad de vida que existe entre el mundo occidental y el subdesarrollado.

Para algunos esta desigualdad es un riesgo pero, para la mayoría, es ya un hecho. Es el caso de Ignacio Ramonet, director de 'Le Monde Diplomatique', quien pronto lanzó la pregunta clave: ¿cómo se puede hablar de sociedad del conocimiento en un mundo con 850 millones de personas analfabetas? Y, ¿cómo es posible impulsar una tercera revolución industrial, la tecnológica, cuando existen países que aún no han vivido la primera y que, lejos de pensar en crecer, sólo luchan por comer para sobrevivir?

Fueron muchas preguntas y no fáciles de contestar para quienes trasladaron al evento la voz de los excluidos. Si tuvieron más clara sus respuestas el ex director general adjunto del Fondo Monetario Internacional, Eduardo Aninat, y el asesor Manuel Rocha, quienes coincidieron al argumentar que las sociedades que han logrado mayores avances son las que han apostado por el conocimiento, como China, la India o Estados Unidos.

En la segunda jornada de Encode fue presentado el Instituto de Bienestar Ciudadano, un nuevo centro que se construirá en el Parque Tecnológico de Andalucía, en Málaga, y que proporcionará mayor calidad de vida a través de las nuevas tecnologías.

  • 1