Local

El agresor de Berlusconi quiso entrevistarse con él dos veces

Tartaglia acudió hasta en dos ocasiones a las oficinas del Club Milán para pedir al primer ministro que le ayudara con unos asuntos personales.

el 18 dic 2009 / 21:22 h.

TAGS:

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, tras la agresión.
Massimo Tartaglia, presunto agresor del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi intentó entrevistarse con el mandatario en dos ocasiones el pasado noviembre.

Tartaglia quiso que el primer ministro le recibiera en las oficinas del club de fútbol Milan, del que Berlusconi es propietario, según informó ayer el diario italiano Corriere della Sera, que refirió el testimonio de una dirigente del equipo rossonero ante el cuerpo especial antiterrorista de la policía (Digos).

La dirigente del equipo milanés explicó que había reconocido a Tartaglia en las fotos y los vídeos difundidos por los medios de comunicación tras la agresión como el hombre que acudió dos veces a las oficinas del club y que afirmó que tenía una cita con Berlusconi. Cuando le preguntó por el motivo de su visita Tartaglia, de 42 años y que desde hace diez está bajo tratamiento psiquiátrico, respondió que Berlusconi le había asegurado que iba a resolver sus problemas con su tarjeta de crédito.

Berlusconi resultó herido el pasado domingo tras un mitin en la Plaza del Duomo de Milán, cuando supuestamente Massimo Tartaglia le arrojó una estatuilla que representaba la catedral de la ciudad y que se venden como recuerdo para los turistas.
El jefe del Gobierno italiano fue dado de alta el jueves y desde entonces se encuentra en su residencia en Arcore, a las afueras de Milán, donde tendrá que pasar 15 días de reposo total, según las recomendaciones de los nédicos que le trataron.

Mientras, en el plano económico las cosas se le complican a Berlusconi. Ayer se supo que la Guardia de Finanzas italiana descubrió a lo largo del año 2009 un total de 30.050 millones de euros no declarados a Hacienda, lo que representa un 9,2% más que el año anterior, según el balance anual. Los agentes también individuaron la evasión fiscal del IVA por valor de 5.000 millones de euros. El nuevo informe de la Policía llegó un día después de que el Gobierno prorrogara por cuatro meses más las normas que favorecen el retorno a Italia de los capitales evadidos al extranjero.

Esta medida fue ideada meses atrás por el Gobierno que dirige Silvio Berlusconi en respuesta a la crisis económica. Su objetivo es facilitar las cosas a los evasores y por lo tanto, también a las organizaciones mafiosas, para que vuelvan a depositar sus riquezas en entidades financieras italianas. La norma ha estado en vigor tres meses y con la prórroga anunciada hace dos días, volverá a aplicarse entre enero y abril de 2010.

  • 1