Local

El agua caída desde el sábado da para 262 días de consumo

Los cuatro embalses de Emasesa se encuentran al 97% de su capacidad, cuando el martes estaban al 91%.

el 09 dic 2010 / 21:02 h.

TAGS:

El embalse del Gergal ha superado su capacidad y lleva varios días desaguando.
El agua que no deja de caer desde el pasado sábado ha provocado graves problemas en puntos de la provincia como Écija y Lora del Río, pero también tiene su aspecto positivo: los embalses están a reventar. El dato de los pantanos de Emasesa , que abastece a Sevilla y la mayor parte de su área metropolitana, son rotundos, y es que entre las 8 de la mañana del sábado y la misma hora de ayer jueves se recogieron nada menos que 87 hectómetros cúbicos, lo que según los cálculos de la empresa metropolitana da para 262 días de consumo. De esta manera ya hay suministro para casi cuatro años, teniendo en cuenta que el gasto medio diario en la Gran Sevilla está en 0,33 hectómetros cúbicos, es decir, 330 millones de litros de agua.

La entrada de agua ha sido tan espectacular que en cuestión de días los embalses están a punto de no aceptar más, una situación en la que ya se encuentran Zufre y Gergal. De hecho, el martes estaban llenos de media al 91% y ayer, sólo 48 horas después, se encontraban al 97%.

El caso más espectacular es el del pantano de Zufre, el más grande de la red de Emasesa y también el más lleno en estos momentos. Su capacidad máxima es de 175 hectómetros cúbicos pero ayer acumulaba 191, lo que supone que estaba al 109%. En sólo 24 horas (de las ocho de la mañana del miércoles a la misma hora de ayer jueves) le entraron 18 hectómetros cúbicos, el equivalente a 55 días de consumo.

La red de pantanos de la empresa de aguas está interconectada, de manera que la que se desembalsa acaba en la presa del Gergal. Ésta había superado ayer ampliamente su capacidad (113%), por lo que estaba aliviando agua al río Guadalquivir. Esta situación, unida al agua acumulada en la represa de Alcalá del Río, motivó que se elevase el nivel del Guadalquivir, lo que llevó a poner en prealerta a todos los municipios ribereños. Afortunadamente, y al cierre de esta edición, la ausencia de precipitaciones propició que la situación se fuese normalizando y no hubiese que lamentar más incidentes que los producidos más río arriba, a la altura de Lora.

El otro pantano que lleva unos días echando agua es el de Melonares que, pese a que su construcción está concluida, todavía está en fase de pruebas y lo que embalsa no se puede aprovechar porque las tuberías que deben traer el agua hasta Sevilla no están todavía instaladas.

El hecho de que ahora haya agua para casi cuatro años es fruto del agua acumulada estos días y durante los temporales del pasado invierno, a lo que hay que sumar que los ciudadanos han reducido considerablemente el consumo. Según los datos de Emasesa, en la actualidad el gasto es de 125 litros por persona y día, cuando en 1991 era de 176, es decir, 51 litros más.

  • 1