sábado, 08 diciembre 2018
17:56
, última actualización

El agua del embalse de Melonares llegará a finales de año a Sevilla

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha alcanzado el 80% de ejecución de las obras para conectar la presa al sistema de abastecimiento del área metropolitana a finales de 2014

el 27 mar 2014 / 23:00 h.

El embalse de Melonares, llamado a abastecer a 1,2 millones de personas del área metropolitana de Sevilla, estará conectado a finales de este mismo año con la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de El Carambolo. En este punto, la presa, con una capacidad de almacenamiento de 186 hectómetros cúbicos, aportará 34 hectómetros cúbicos por año al sistema de abastecimiento de agua de Sevilla, conformado por los embalses de Aracena, Zufre, La Minilla y el Gergal, una vez que finalicen los trabajos de las conducciones, que se llevan a cabo en estos momentos. Es el anuncio que hizo ayer el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CGH), Manuel Romero, en una visita que realizó a las obras, donde aseguró que los trabajos han alcanzado el 80% de su ejecución. De esta manera, si las condiciones meteorológicas lo permiten, las conducciones estarán terminadas este año. Romero destacó que las dos actuaciones que se llevan a cabo suponen la inversión más potente que se efectúa en la cuenca del Guadalquivir, con 41,3 millones de euros de presupuesto, y «darán, por fin, sentido a la existencia del embalse de Melonares». En este sentido, criticó «la inacción» de la Junta de Andalucía, que debió haber terminado en 2011 las canalizaciones del embalse, y que «necesitó tres años para ejecutar solo un 0,7% de las mismas», al tiempo que manifestó que desde que la CHG recuperó las competencias sobre la gestión del Guadalquivir y se retomaron las obras en 2012 se han ejecutado las tres cuartas partes de la obra, y «se ha avanzado de una manera espectacular». Las aguas del embalse de Melonares están destinadas exclusivamente al abastecimiento urbano, y deberán recorrer 60 kilómetros desde el Norte de la provincia hasta la conexión con la red de bombeo de Emasesa. En los primeros 30 kilómetros, el agua discurrirá en gravedad por el actual canal del Viar y los restantes, por una nueva conducción hasta llegar a las conducciones existentes del sistema de abastecimiento de Emasesa, a la altura de San Ignacio del Viar. Canal del Viar. La primera actuación está consistiendo en la adaptación del canal del Viar, una infraestructura de 85 kilómetros construida en 1953 con la que se riegan 12.000 hectáreas en los términos municipales de Cantillana, Villaverde del Río, Alcalá del Río, Burguillos, Guillena y La Algaba, en la provincia de Sevilla. Los trabajos, según la Confederación, se encuentran al 70% de su ejecución, suponen una inversión de 15,14 millones de euros y se centran en la modernización del canal desde donde se conecta con el embalse de Melonares hasta las inmediaciones de la balsa de regulación del Alamillo, en la zona regable del Viar. En este sentido, Enrique Grosso, jefe del área de explotación de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, manifestó ayer, acompañando al presidente de este organismo en la visita a las obras, que la modernización del canal del Viar supone el revestimiento y recrecimiento de todo el tramo de la antigua infraestructura para posibilitar una mayor capacidad de las canalizaciones destinadas a tener un uso compartido de riego y abastecimiento. Los trabajos en este tramo se paralizarán a finales de abril para retomarse en el próximo mes de septiembre con el objetivo de no afectar a los regantes del Viar durante la campaña de riego. «Esta circunstancia hace singular la obra», explicó Grosso, «si bien el verano es cuando mejor se podrían hacer estos trabajos, las canalizaciones tienen que prestar servicio a los regantes en el periodo de escasez de precipitaciones, por lo que se paralizarán conforme al organigrama previsto». De no ser por esto, «las obras estarían culminadas en junio o julio», indicó Grosso. La segunda actuación que se lleva a cabo simultáneamente es la conducción de conexión del sistema de canalizaciones del Viar con el sistema de abastecimiento a Sevilla. melonaresLos trabajos se desarrollan a lo largo de un trazado de 13,7 kilómetros donde se está instalando una nueva tubería para que circule un caudal medio de dos metros cúbicos de agua por segundo, destinada a conducir el agua de Melonares hasta las instalaciones de Emasesa en San Ignacio. La obra tiene un presupuesto que supera los 27 millones de euros, y debía haber estado concluida en 2011 por parte de la Junta de Andalucía «pero cuando la CHG recuperó las competencias del Guadalquivir ni si quiera se había procedido a su contratación», según indicó el presidente de la CHG, Manuel Romero. En estos momentos las conducciones se encuentran al 90% de ejecución. El desarrollo de estos trabajos no ha estado exento de dificultades,más allá de las condiciones meteorológicas. Entre las circunstancias que han retrasado la construcción de las conducciones, destaca el hallazgo de un yacimiento arqueológico, entre los términos municipales de Villaverde del Río y Burguillos, según apuntó el jefe del área de explotación de la CHG. Esto motivó la paralización de algunos tramos de las obras durante varios meses, mientras se llevaban a cabo las prospecciones arqueológicas y su catalogación, antes de retomarse por parte de la UTE formado por las empresas Sacyr, Prinar y UCE 10 Infraestructuras. Una vez que las conducciones hayan alcanzado el trazado de la red de abastecimiento de la empresa pública de aguas (Emasesa) en San Ignacio de El Viar, se impulsará el agua hasta la Estación de Tratamiento de Agua Potable de El Carambolo, sumando 34 hectómetros cúbicos al año a los 114 de capacidad de regulación que tiene en la actualidad el conjunto de embalses que abastecen a Sevilla y a su área de influencia, a través de Emasesa y de Aljarafesa.

  • 1